•  |
  •  |

Estas elecciones -noviembre 2011- están marcadas por la inflexión  que el FSLN ha venido imprimiendo no sólo a su gobierno o  al proceso de cambio, de transformación que impulsó desde 2007,  sino también al ritmo y   al tono de su forma de instalar una campaña distinta, diferente (Campaña Solidaria y del Trabajo por el Bien Común) en nuestro país. Mientras la derecha (todos los contendientes, fuera del FSLN son partidos de derecha, tradicionales) ha venido desarrollando una campaña sobre la base de la confrontación, del reto, de la falacia, de las promesas, del engaño, el FSLN ha centrado su  propuesta en la acciones, en la ratificación del cambio, en  la ruta del bien común y, en lo que implica a sus prácticas comunicacionales,  lo ha realizado desde/con el pueblo.

El FSLN promueve la alegría,  la civilidad, la paz, lo popular, la transparencia en  las elecciones junto al pueblo protagonista,  actor imprescindible  de sus cambios, de sus evoluciones, la derecha  reduce la campaña electoral a propaganda en la televisión, a marketing de personas (no de programas). El FSLN promueve  ejes electorales motivados por la ideología, la  cultura, principios, valores, conciencia   y  programas, así como por un trabajo  voluntario entre sus filas. De igual manera, fomenta  métodos y actividades populares de debate de ideas, de transformación de conciencia, de motivación política entre militantes y  población en general.

De ahí que podamos mencionar ferias, caminatas, festivales que tienen como  protagonista al pueblo y cuyos objetivos son fortalecer y promover acciones comunicacionales populares como la conversación, la música popular, los juegos juveniles e infantiles, entre otras prácticas que  fomentan  la convivencia en  comunidad, en fraternidad.

A esto debemos agregar que el contenido programático del FSLN es más que eso, es un plan de nación, un plan de país que tiene como componentes  la solidaridad, la justa redistribución y altos  valores cristianos arraigados en nuestro pueblo. Además este plan de nación se caracteriza por ser incluyente, abierto, plural y  centrado en la realidad que se necesita transformar. Diríamos que ha logrado  tejer- desde el 2007-  un programa basado en el espíritu de la Nicaragua que necesitamos.

De esta forma podemos decir que la propuesta electoral de la Alianza Unida Nicaragua Triunfa  tiene toda una  tradición de organización, de  conciencia, de espíritu de cambio.

Esto es posible afirmarlo debido a que el FSLN en estos últimos cuatro años ha  mejorado las  condiciones de vida de la población postergada y sumergida en la extrema pobreza por el  neoliberalismo, asimismo  logró impulsar  un crecimiento económico, el cual se  ha redistribuido   de forma justa y plural.

Para contrastar diríamos que el programa  de la derecha se resume a ser una brutal  vuelta al mercado único, a los beneficios para unos pocos, al arrebato de los derechos restituidos en estos años de Revolución y a la represión para contener las demandas sociales. La Alianza Unida Nicaragua Triunfa encabezada por el Comandante-Presidente Daniel Ortega  representa  la ruta del bienestar, el mercado diversificado, el compartir la riqueza, la fraternidad, la solidaridad, más programas que potencializan las capacidades de trabajo del pueblo nicaragüense en su totalidad.

Así que partiendo de lo dicho anteriormente sabemos que este 06 de noviembre el pueblo nicaragüense irá revestido de bien común, de solidaridad, de fraternidad, de derechos restituidos, de paz, de trabajo digno presto a  ratificar un modelo que ha hecho posible todo  esto y que estamos seguros  lo seguirá haciendo. Los nicaragüenses todos,   revalidaremos esta  Revolución encabezada por nuestro comandante-presidente Daniel.

milliurbina@yahoo.es