•  |
  •  |

La UNAN Managua fue sede de la escuela de astronomía para docentes que se llevó a cabo recientemente. El objetivo del taller fue dar a conocer dinámicas prácticas, sencillas, creativas, económicas y fáciles de implementar, de tal manera que los estudiantes puedan desarrollar un interés científico el resto de su vida. En esta ocasión, la cooperación brindada por organismos internacionales como NASE, CONICYT, MINED y el Observatorio de la UNAN, fue clave para el éxito de este encuentro.

La astronomía estudia todo lo que existe en el universo en el pasado, presente y futuro. Esta disciplina estudia el espacio, el tiempo, la energía, los movimientos, etc. El espacio y el tiempo se iniciaron con el Big Bang que sucedió aproximadamente hace catorce mil millones de años. Antes de ese evento, el tiempo no existía. La teoría del Big Bang se sigue confirmando con mayores investigaciones o estudios científicos. La astronomía tiene que dejar de ser una ciencia exótica para Nicaragua. Si bien es cierto que la astronomía como ciencia no presenta una verdad absoluta, la misma nos va explicando, a través de paradigmas, cómo funciona la naturaleza.

Al final del taller, los docentes expresaron el deseo de llevar ciencia de manera que los mismos alumnos puedan manejar y poner en práctica los principios y las leyes de la física.

Estas actividades prácticas o dinámicas generan experiencias amenas que motivarán a los jóvenes para que sigan profundizando en dichos conocimientos. La motivación o curiosidad surge en el estudiante, cuando siente que está descubriendo y aplicando las teorías relacionadas al funcionamiento del universo.

La metodología y los materiales utilizados en el evento proporcionaron una gran cantidad de ideas innovadoras para las aulas de clases. Estas dinámicas divertidas y fáciles de realizar por parte de los estudiantes serán las semillas para iniciar la formación de científicos en nuestro país. Con las instrucciones y la asistencia del profesor, los mismos estudiantes podrán elaborar instrumentos o materiales. Por ejemplo, cada estudiante podrá hacer su propio planisferio o cúpula para observar las constelaciones estelares; hacer las mediciones correspondientes y tomar datos. Muchas de las instrucciones también están disponibles en la red mundial.

Los rayos gama, los rayos X, rayos ultravioleta, el espectro visible para el hombre, el infrarrojo, las microondas y otros tipos de frecuencias de radio, así como las composición y descomposición de la luz con los colores y sus respectivos significados con respecto de las distancias, las temperaturas y los elementos químicos que representan, dejarán de ser un misterio para los educandos.

Los docentes y participantes agradecieron a dichas organizaciones por haber organizado este curso para desarrollo de la astronomía. En suma, la contribución hecha por estos organismos constituye un gran esfuerzo para crear esa cosmovisión científica. El reto consiste en darle seguimiento a este valioso encuentro conducido por profesores de la UNAN en el entendiendo las leyes del universo que se relacionan directamente a la evolución del sistema solar, a los planetas y al mismo ser humano.

*Aficionado a la astronomía
e.tellez2@hotmail.com