•  |
  •  |

Fabio Gadea con frecuencia termina sus discursos diciendo que una de las condiciones para ser buen presidente es tener compasión por el pueblo. Y compasión, como se sabe, es conmiseración hacia quienes sufren penalidades o desgracias.

En su propuesta de Programa de Gobierno para Todos, Fabio pone los hechos a la altura de sus palabras.

Frente a lo que la inmensa mayoría de nicaragüenses señalan que son sus mayores problemas  -pobreza; pocos y malos empleos; bajos salarios; alto costo de la vida-  Fabio ha hecho muchas propuestas, pero hay algunas específicas que de inmediato han levantado las voces críticas de quienes, desde el Pacto Ortega-Alemán, pudiendo haberlo hecho, no lo hicieron porque sencillamente, aunque digan y griten lo contrario, no tienen compasión por el pueblo.

Veamos. Fabio ha propuesto el Programa “C$500 para los 70”. Todo nicaragüense, hombre o mujer que no tenga pensión del Seguro Social u otra fuente de ingreso, recibirá del gobierno mensualmente 500 córdobas. Serán más ingresos para las familias pobres.  Y no se preguntará nada más que la edad, independientemente de su militancia política.

¿Beneficiados? Aproximadamente entre 120,000 y 140,000 familias. Es decir, entre 600 mil y 700 mil nicaragüenses.

Fabio ha propuesto reducir el IVA (impuesto al valor agregado) del 15% al 12%. Esto va a reducir el costo de la vida, en especial para quienes ganan menos. La medida sencillamente significa que con el mismo dinero se podrá comprar más. Es decir, se reduce el costo de la vida y se aumenta el salario real, que en el gobierno de Ortega se ha deteriorado de manera importante. ¿Beneficiados? Todos los nicaragüenses sin excepción, independientemente de su militancia política.

Fabio ha propuesto elevar la exención del impuesto sobre la renta de C$75,000 anuales a C$120,000 para todos los empleados públicos y privados. Actualmente todos los que ganan más de C$6,250 mensuales pagan impuesto sobre la renta. Con la medida de Fabio, los que ganen C$10,000 o menos no pagarán impuesto. ¿Beneficiados? Un poco más de 60,000 familias, es decir, un poco más de 300 mil nicaragüenses.

¡Demagogia! ¡Mentira! ¡Imposible! ¡No es realista! ¡Demuestren cómo lo van a hacer! Eso son los gritos que han salido del Orteguismo y el Alemanismo.

Pues se lo vamos a demostrar. Bastaría decir que eliminando la corrupción habrá muchos recursos para financiar esos beneficios de tanta gente. Piénsese que solamente en aviones el Presidente del Consejo Electoral se gastó, según las investigaciones de EL NUEVO DIARIO,  2 millones de dólares, y el costo fiscal de elevar el techo de la exención del impuesto sobre la renta, que va a beneficiar a 60,000 familias, es de 6 millones de dólares.

Pero además de que lo anterior es cierto, que eliminando la corrupción habrá muchos recursos disponibles para beneficiar a la gente, les vamos a mencionar otras medidas concretas.

Reducir el IVA del 15% al 12% tiene un costo fiscal aproximado de 102 millones de dólares.

El Programa “C$500 para los 70”, tiene un costo de aproximadamente 40 millones de dólares.

Entonces, la suma total de las tres medidas anunciadas por Fabio es de 148 millones de dólares. ¿Cómo se financiarán? Bastaría reducir en una tercera parte las exoneraciones de impuestos que suman más de 500 millones de dólares, y son una verdadera “caja negra” porque no se sabe con exactitud quiénes y por cuánto son los beneficiarios. Ahí van, desde luego, las “libres” de los diputados, y quién sabe cuántas más prebendas y de quienes, pero un gobierno honesto y que tenga compasión por la gente podrá reducir esas exoneraciones, dejando únicamente aquellas que garantizan las libertades democráticas, como las de los medios de comunicación, y otras vinculadas a incentivos de la producción y el empleo.

Podrá haber otras y mejores sugerencias para beneficiar a la gente, y Fabio está abierto a ellas. Lo dijo en el discurso de presentación de su Programa: “Entregamos estas propuestas de la Nicaragua que queremos, y que haremos posible, con el ánimo de que las mismas sean ampliadas y enriquecidas a través del diálogo activo, abierto, respetuoso y democrático.”