•  |
  •  |

Desde febrero de 2011 una gran parte del pueblo libio, inicio a realizar protestas y levantamientos civiles y pacíficos reclamando mejores derechos y demandando reformas políticas y económicas en una nación donde una sola persona ha mantenido el poder por 41 años, en los cuales ha mantenido una política represiva.

Dichos levantamientos se dan poco tiempo después de levantamientos populares en Túnez y Egipto que lograron que sus gobernantes salieran del poder después de mantener un férreo control sobre sus naciones.Las manifestaciones pronto se vieron atacadas por fuerzas militares, lo que obligó al uso de armas para defenderse de los indiscriminados ataques gubernamentales y el apoyo de más libios y naciones de todo el mundo. Ante esos ataques, se inició la organización del Consejo Nacional de Transición, que se estableció como un Gobierno que apoyaba las acciones de los manifestantes, convertidos en rebeldes y/o revolucionarios.

Secuelas de represión
Es muy difícil en estos momentos determinar cuántos miles de personas han muerto por la brutal y sangrienta represión del “carnicero de Trípoli” Muamar Gadafi contra su  propio pueblo, por medios terrestres y aéreos, desde donde realizaban acciones de represión contra gente desarmada.  A lo que habría que agregar los muertos por los combates entre los rebeldes y las fuerzas progubernamentales.

Sin embargo, tenemos que tener en cuenta los diversos casos de violencia sexual atroz y crímenes de lesa humanidad que llevaron a cabo las fuerzas leales a Gadaffi, comandados por sus hijos.

La Corte Penal Internacional, tendrá que actuar sobre esas situaciones para no dejar impune tanto dolor y sufrimiento que ha infringido el clan Gadafi a su población.

Intereses económicos
A pesar de que desde las variopintas divisiones de la izquierda mundial, acusan que el conflicto es algo creado por el interés de occidente sobre el petróleo libio, es claro que, Libia es apenas el productor número 17 del mundo, muy por debajo de países como Venezuela y Nigeria. Libia produce aproximadamente 1,790,000 barriles al día.  Por lo que a occidente tendría que interesarle más –desde esa errónea y antojadiza perspectiva de la izquierda- cambios de gobierno en Venezuela y Nigeria, donde se produce mucho más petróleo.

Claro está que con un cambio de régimen, las concesiones petroleras se adjudiquen a diversas y nuevas empresas de países occidentales, así como de Rusia y China. Por lo que al final, el petróleo seguirá generando los réditos necesarios para construir un verdadero sistema político que beneficie a la mayoría de su población, que son los verdaderos causantes del próximo cambio político, económico y social que se está gestando en esa nación.

Actuación organismos internacionales
El 26 de febrero de 2011, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CS-ONU) emitió la Resolución 1970 advirtiendo a Gadafi sobre los métodos extremos que estaba utilizando para reprimir a civiles, ya que esos métodos podrían ser considerados como crímenes de lesa humanidad. Asimismo, la resolución impuso sanciones económicas al gobierno.

El 17 de marzo de 2011, el CS-ONU mediante Resolución 1973 declaró el establecimiento de una zona de exclusión aérea, y autorizaba a Estadosutilizar «todas las medidas que sean necesarias» para proteger a la población civil de Libia.El 19 de marzo la OTAN asumió el mando de una operación militar iniciada por países occidentales. Por su parte la Liga Árabe, suspendió la membresía de Libia en ese foro regional. El Tribunal Penal Internacional, ordenó el arresto de Gadafi y sus hijos por crímenes de lesa humanidad en contra de pobladores de Libia.

Consecuencias
Las posibles consecuencias del derrocamiento del actual régimen en Libia, es motivo de grandes y diversos puntos de vista y discusiones. Desde las más pesimistas, de que en Libia la guerra civil no terminará pronto, hasta la más optimista de que la imposición de un sistema democrático será rápida y real.

Sin embargo, me parece muy pronto para vaticinar el futuro próximo libio, por lo pronto, hay que acabar con los enfrentamientos y establecer una vía progresiva y cumplible para reinsertar a todos los que se alzaron en armas y la sociedad en su conjunto para que unidos trabajen en la recuperación económica y el acercamiento social y cultural, independientemente de su pertenencia a diferentes tribus.

*MSc. en relaciones Internacionales