•  |
  •  |

¡Confirmado! La contienda electoral, que pronto entrará en su recta final, será entre Ortega y Fabio Gadea Mantilla.

Los datos de la última encuesta CID Gallup, publicados por EL NUEVO DIARIO el jueves pasado, confirman, con ligeras variaciones, que están dentro del margen de error de la encuesta, los resultados que la misma firma presentó hace un mes: Ortega va a la cabeza, con el 44%, un poquito arriba de lo que ha sido su techo histórico; taloneándolo, con un 32%, Fabio Gadea Mantilla. Y en un lejanísimo tercer lugar, solamente haciendo daño a la oposición y favoreciendo a Ortega, Alemán con un 13%.

Y lo anterior, en circunstancias que la campaña de Fabio recién ha comenzado a trasladarse al Pacífico, a Managua en particular, y a la parte más caribeña de las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur. Cuando esta campaña se haga sentir, como ya lo ha hecho en la parte del Norte, Centro y Centro-Sur del país, donde Fabio está ganando de manera apabullante, la ventaja de Ortega desaparecerá.

En el contexto de esas nítidas tendencias electorales es entendible que Alemán, que en verdad actúa como socio subordinado de Ortega, en vez de atacar a éste, ataque furiosa y suciamente a Fabio y otros candidatos de la Alianza PLI.

Puede resultar curioso, o extraño, aunque no lo sea en la lógica del Pacto Ortega-Alemán, que sean principalmente los medios de comunicación del orteguismo, en especial los televisivos, los que están dando cabida a la campaña sucia de Alemán contra Fabio. La respuesta a la pregunta ¿por qué los medios de Ortega dan cabida a la campaña de Alemán contra Fabio?, cae por su propio peso: porque esos ataques de Alemán contra Fabio al único que favorecen es a Ortega. De lo contrario esos medios orteguistas no darían cabida ni a las noticias ni a la publicidad de Alemán, como no dan cabida a las noticias y a la publicidad de Fabio, porque éste sí es efectivamente opositor a Ortega.

La cuestión es simple: Si Alemán se retira, de inmediato Fabio tendría 45%, superando a Ortega, y los indecisos se sumarían, de modo que Fabio derrotaría a Ortega obteniendo más del 50%, como ocurrió con Violeta en el 90, Alemán cuando no era todavía Orteguista, en 1996, y con Bolaños en 2001.

Porque si Ortega cree que en esta ocasión ocurrirá lo mismo que en 2006, en que permaneció en palco alto mientras la oposición liberal se despedazaba entre sí, se equivoca. La casi totalidad del liberalismo está unificado apoyando a Fabio Gadea Mantilla.

Como también se equivoca Alemán en creer que con sus ataques puede dañar a Fabio. Los ataques son efectivos cuando quien los realiza tiene credibilidad para hacerlos, pero la credibilidad de Alemán, el mismo se encargó de enterrarla.
Ojalá que el Doctor Alemán atienda lo que Fabio dijo en un mitin en Tipitapa: “Doctor Alemán, si no escucha la voz de la razón, escuche la voz de la población.”.