•  |
  •  |

Con la realización de encuestas sobre preferencias atraíamos los medios hacia nosotros y a la vez completábamos los deseos de volcar la facultad hacia fuera de la UCA. La receptividad en los cambios curriculares debía ir aparejada con manifestaciones explícitas de apertura hacia la demanda de nuevos profesionales.

Los primeros en abrirnos las puertas para que los estudiantes de periodismo fuesen a realizar sus prácticas profesionales fueron Carlos Fernando Chamorro, Cristiana Chamorro, Adolfo Pastrán y Miguel Schiebel. Mi oposición a la promulgación del Decreto 55-90 emitido en diciembre de 1990 por la presidenta Violeta Barrios de Chamorro mandando a crear la Dirección Nacional de Administración del Espectro Radioeléctrico (ANDER), lejos de provocar una reacción contraria a mis planteamientos, tuvo acogida por parte del ministro de la Presidencia Antonio Lacayo.  

Sus gestores introducían en una ley de carácter técnico, tres artículos encaminados a contener la ofensiva de las organizaciones obreras y su repercusión mediática. La reiteración de figuras jurídicas contenidas en el Código Penal, uno de los cuales (Artículo 28) imponía multas a los infractores. Luego de probarles que desnaturalizaba sus alcances, en menos de una semana la presidenta orientó eliminar los artículos cuestionados. Este impasse no impidió para que año y medio después Radio Nicaragua y Canal 6, bajo tutela gubernamental, acogieran a los estudiantes seleccionados para hacer sus prácticas. Nos convertíamos en la primera escuela de periodismo en Nicaragua con espacio propio en los medios.

La transformación curricular emprendida en 1992 consistió en la creación de especialidades en prensa escrita, radio y televisión. Ante las quejas del ministro de Educación Humberto Belli cuestionando las universidades por su baja tasa de retorno, convertimos las asignaturas vinculadas con la investigación. Los estudiantes estaban obligados a inscribir sus monografías a partir de cuarto año. En segundo y tercero aprenderían métodos y técnicas de investigación. Coherente creamos al interior de la facultad el área de investigación.

El 29 de mayo convocamos a los medios para darles a conocer los resultados de nuestra primera encuesta. Para evitar lecturas sesgadas, su nombre estaba a tono con la naturaleza de sus alcances: “Así ven los lectores de la UCA a los diarios nacionales”. La encuesta fue realizada entre 278 personas, 59% estudiantes, 24% docentes y 17% trabajadores no docentes. EL NUEVO DIARIO obtuvo el primer lugar. El 65% de los encuestados lo leía. Los lectores exigían reformas en la diagramación, diseño, color e inclusión de mejores fotografías. El estudiante de quinto año, Fabián Medina, sostuvo ese día que en dos años habíamos avanzado más que en la última década. Expresó la necesidad de seguir luchando contra el dogmatismo de los profesores, para que los títulos de los graduados fuesen sello de garantía. Además de hacer públicos los resultados de la encuesta, por primera vez entregamos diplomas de reconocimiento a EL NUEVO DIARIO y a Radio Nicaragua, emisora oficial del gobierno. El Rector Xabier Gorostiaga, reconoció la labor de la facultad y expresó que la UCA continuaría con el proceso de reforma académica. Mes y medio después, el 7 de julio dábamos a conocer los resultados de la encuesta de radio. Las emisoras en AM dominaban todavía los gustos. El primer lugar fue para Radio Ya, seguida de Radio Tiempo, la Sandino en tercero, la Primerísima en cuarto y Radio Nicaragua en quinta posición.

En FM Radio Universidad logró el primer lugar, seguida por BB Estéreo y Radio Tiempo. Con esta encuesta dimos un paso adelante, su radio geográfico incluyó también la UNAN y la UNI. Los programas preferidos por los universitarios variaban de un recinto a otro. Radio Ya logró que el programa preferido en la UNAN fuesen los noticieros de Radio Ya, en la UCA Doble Play bajo la conducción de Edgar Tijerino y en la UNI Contacto 600. La crítica unánime a las radioemisoras fue su excesiva politización.

Decidimos reclutar como docentes a los estudiantes más destacados. Durante la tarde lluviosa del 2 de septiembre en Santa Susana, el Club de la Compañía Cervecera Nacional, entregamos reconocimientos a estudiantes destacados en las páginas universitarias. Junto con Julio Guerrero, director del Departamento de Comunicación, María Yolanda Gadea, Secretaría Académica de la Facultad, acompañados por las autoridades padre Álvaro Arguello Hurtado S. J. y Mayra Luz Pérez, los homenajeábamos. Leímos el mensaje enviado por Cristiana Chamorro: “Guillermo: La Prensa tiene la mejor voluntad de seguir contribuyendo con la Carrera de Periodismo y además, se siente orgullosa de haber podido participar en este proyecto durante un año. Adelante. Cristiana.”

El último jueves de septiembre durante la Cátedra Abierta entregamos los resultados de la tercera encuesta sobre los canales de televisión en Nicaragua, extensiva a ocho recintos universitarios capitalinos. La muestra de 800 boletas alcanzaba un universo envidiable. Canal 2 quedó en primer lugar. En esta ocasión no hubo protestas. Una encuesta realizada en el mes de agosto sobre consumo y preferencia televisiva, condujo a una guerra abierta entre los dirigentes de la televisión nacional. Las desavenencias por los resultados condujeron a campos pagados en los diarios nacionales y no reconocer como válidos los resultados. El rating comenzaba hacer sus primeros estragos.

A finales de noviembre continuábamos avanzando en la dirección deseada: sacar la facultad de los predios universitarios. Margarita Kauffman, radicada en Perú, encargada de medios de la Fundación Konrad Adenauer, sugirió al Ing. Jaime Chamorro me invitara como panelista en el simposio organizado conjuntamente con La Prensa. El Ing. Chamorro aceptó la propuesta y a la vez intervino en el tema que me habían asignado. Mi tesis giró sobre la importancia de asumir con urgencia la autorregulación, para evitar futuras intrusiones gubernamentales. El profesor Sergio Prenaffeta Jenkins, catedrático de la Universidad de Chile, habló sobre los nuevos rumbos del periodismo y el desparecido Guido Fernández, director por muchos años de La Nación de Costa Rica, escudriñó la importancia de la ética. ¡Es increíble, desde entonces venimos pergeñando el tema, sin alcanzar todavía resultados perdurables!