•  |
  •  |

Los retenedores de velocidad, conocidos popularmente como “policías acostados”, “uñas de gato” y otros nombres más, se supone que sirven para hacer que los conductores disminuyan la velocidad en áreas donde es necesario tomar esta precaución, debido a que se encuentra cerca una zona escolar, un hospital, o hay peatones cerca.  Sin embargo revisando la Ley 431, Ley para el régimen de circulación vehicular e infracciones de Tránsito, en su artículo 3 Conceptos Básicos no encontré el término “retenedor de velocidad”. Lo más cercano fue “señales de tránsito”, la otra definición que se acerca es “señales horizontales”, lo irónico de la definición de señales de tránsito es que dice… “ayudan a los conductores y peatones a tener una circulación más fluida, cómoda y segura”….Está documentado en videos y grabaciones de noticieros locales, accidentes de tránsito provocados por estos retenedores de velocidad, como los que ocurrieron hace unos meses, en la calle que va de los semáforos de la Funeraria Monte de los Olivos en dirección este, cuando se colocaron retenedores de velocidad “policías acostados” sin previo aviso, sin ser pintados y sobretodo sin señales de tránsito que visibilizaran esta nueva ubicación.

Pero, ¿quién explica la aparición y las consecuencias de estos retenedores?, amenazas latentes de daño para la salud, de los peatones y personas que viajan en todos los tipos de vehículos automotores, de pedal y de tracción animal, que circulan por las calzadas de la ciudad de Managua y municipios cercanos a la capital. ¿Será necesario que mueran varios ciudadanos o ciudadanas en algún accidente mortal para que las autoridades y los tomadores de decisión intervengan inmediatamente, y no tengamos que reaccionar por ocasión, como suele suceder en los casos de daños a la salud?.  ¿Será necesario realizar una marcha, una huelga de hambre, una protesta, o cualquier otro tipo de “expresión popular” para que los responsables de mejorar esta situación hagan su trabajo de forma correcta, eficiente y con impactos positivos?

Algunos detalles que hacen un riesgo estos retenedores de velocidad:
1. Aparecen de forma inesperada, sin previo aviso.
2. No están pintados para verse desde una distancia prudente.
3. Son altos y cortos, provocan sobresaltos y daño en los vehículos.
4. Están por cualquier parte de la calzada.
5. No hay señales de tránsito que avisen con antelación la ubicación.
6. A juzgar por las ubicaciones, unos no tienen ninguna justificación.

Los accidentes de tránsito son un grave problema para la salud pública, muchas organizaciones trabajan en función de reducir y erradicar este grave problema, no es posible que una herramienta como los retenedores de velocidad, sean factores de riesgo para la salud física, mental y económica de las familias nicaragüenses.

*Ginecólogo Obstetra, Master en Salud Pública.