•  |
  •  |

Una mala noticia
La decisión adoptada por la periodista Silvia González de abandonar Nicaragua por las amenazas de muerte recibidas es una mala noticia no solo para el periodismo nacional. También resulta negativa para la sociedad nicaragüense. Ningún periodista puede ser amenazado con quitarle la vida por el hecho de cumplir su función de mantener informada a la ciudadanía.

Intolerancia crece
Cuando los periodistas son amenazados sin que las autoridades competentes actúen en correspondencia con las obligaciones que imponen sus cargos se alienta la intolerancia. La pasividad de la Policía Nacional ha tenido repercusiones adversas para González. Muchas personas creen entonces que pueden actuar con impunidad. Sentaron un mal precedente. Ojalá no se repita.

Canal 6 en el aire
Como había anunciado el presidente ejecutivo de Telcor, Orlando Castillo, Canal 6 reinició sus transmisiones. Contrario a lo que esperaba ha sido convertido nuevamente en vocero del Poder Ejecutivo. Nuestros deseos de que funcionara como una televisora pública fueron pasados por alto. Como ocurrió en años anteriores le asignaron la tarea de concentrarse alrededor de la figura del presidente Ortega.

Confirma suspicacias
Los críticos del gobierno habían anunciado que no esperásemos nada nuevo. Los hechos han venido a convalidar sus afirmaciones. Se ha vuelto nuevamente a desaprovechar la oportunidad de contar con un canal que responda a las necesidades y expectativas de los nicaragüenses. Su aparición en la recta final de la campaña electoral había generado suspicacias.

Fortalece aparato mediático
Objetivamente, Canal 6 ha venido a fortalecer el aparato mediático con que cuenta el gobierno. A los canales 4, 8 y 13 viene ahora a sumarse Canal 6 como dispositivo a favor de la campaña electoral del presidente Ortega. Nunca ningún candidato ni Presidente de la República había contado con una maquinaria mediática como la que dispone el partido en el poder.

Propaganda explícita
Los spots televisivos aunque hacen referencia a actividades de gobierno no dejan de hacer propaganda a favor del candidato a la presidencia del FSLN. A la derecha de cada uno de los anuncios cuelgan el número 2 de la casilla donde deben depositar su voto los nicaragüenses a favor del Comandante Ortega. Esto acrecienta la ventaja que ya gozaba frente a las demás fuerzas contendientes.

Programación
Una de las debilidades evidentes viene a ser su programación. No tenían que esperar cuatro años, su propuesta carece de actualidad y de una columna vertebral consistente. Los enlatados, viejas series televisivas y películas con que forran la programación no se compadece con las propuestas de programación de los demás canales bajo su propiedad. Los miden con doble rasero.

Debe ser competitiva
Una de las acusaciones más frecuentes provenientes del mundo académico contra los canales estatales bajo la dirección del Poder Ejecutivo viene a ser la pobreza de su programación. Canal 6 no escapa a estos señalamientos. Mientras se preocupan por brindar una propuesta de calidad a través de sus propios medios, poco o nada les interesa la programación de los canales estatales.

Críticas son justas
Ante el abandono en que dejan las propuestas de los canales televisivos estatales las críticas contra los gobernantes no dejan de ser justas. Bajo este supuesto se esconde un problema mayor: sirve de pretexto a los dueños de la televisión comercial para decir que los canales estatales no cuentan con una programación sólida, actualizada y de primer orden, por lo que no tienen razón de existir.

Excluyente
Contrario a lo esperado por algunos nicaragüenses su programación informativa es excluyente. En sus pantallas solo tiene cabida la voz y figura del gobernante. Un canal de esta naturaleza no puede tener este comportamiento. Se paga con fondos del erario y por lo tanto debe estar al servicio de toda la sociedad nicaragüense. ¿Rectificarán? La mayoría no lo cree.

¿Los partidos que esperan?
La reaparición de Canal 6 abre la oportunidad a las cuatro fuerzas contendientes que participan en la justa electoral de disponer de seis minutos diarios para hacer proselitismo político a su favor. La Ley Electoral vigente lo establece. El articulado referido a la propaganda electoral mandata que la televisión en manos del Estado dispondrá de treinta minutos gratis para todos.

Igual en Radio Nicaragua
Igual prescripción establece el Artículo 90 sobre el uso de los medios radiales. En su inciso 1.2 dice que tienen derecho a 45 minutos diarios en cada una de las radioemisoras estatales. Siendo Radio Nicaragua la única radioemisora en manos del Estado y siendo cinco las alianzas y partidos políticos, le corresponden nueve minutos diario gratis en esta radio.

¿Desconocen o no les importa?

La falta de interés de las alianzas y partidos políticos por utilizar el tiempo horario al que tienen derecho en Canal 6 y Radio Nicaragua, ¿cómo debe interpretarse? ¿Cómo desconocimiento de la ley o también expresa que están convencidos de su poca incidencia entre las audiencias? Su inercia corre a favor del gobierno. Se convierten en abanderados del dejar hacer y dejar pasar.

Incrementar producción nacional

La existencia de una televisora en manos del Estado debería suponer un interés genuino por alentar y realizar una programación televisiva nacional. Uno de los enormes vacíos en las propuestas nacionales, salvo Canal 14 y Canal 23, es una escasa producción televisiva verdaderamente nuestra. Quedamos a la espera. Espero esta vez no sufrir un nuevo revés.

En manos de entendidos
Otro de los errores más comunes en que incurren quienes están al frente de la televisión estatal viene a ser la selección de su director, siempre escogen a una persona que responda políticamente a sus designios. Esto además de mostrar una concepción eminentemente funcional de la televisión, implica descuidar aspectos valiosos: la estructuración de una programación altamente competitiva.

¡Bravo Edgar!

Una vez más Edgar Tijerino demuestra por qué sigue siendo el mejor cronista deportivo nacional. Con el libro ¡Bravo Denis! ratifica su condición de escritor de altos quilates y su conocimiento a fondo de una de las figuras deportivas más importantes de Nicaragua. Antes nos había legado el Mundial Nica (1972), El Flaco Explosivo (1975), Doble Play (1986) y El ídolo no muere (2010).   

*Director del Observatorio de Medios-CINCO