•  |
  •  |

The Global Competitiveness Report 2011-2012 o informe global de competitividad  recientemente publicado por el foro económico mundial ubica a Nicaragua en el puesto 115 entre 142 economías evaluadas bajo el índice global de competitividad -GCI por sus siglas en inglés-, que considera 12 variables de la competitividad, tales como: Instituciones,  infraestructura,  ambiente macroeconómico, educación y salud primaria, Educación Superior y entrenamiento, eficiencia del mercado, eficiencia del mercado laboral, desarrollo de mercado financiero, capacidad tecnológica, tamaño del mercado, ambiente de negocios e innovación.

Según el índice ponderado señalado en el informe, Nicaragua se ubica en una etapa de desarrollo primario, cuya característica es que el país compite guiado por elementos tales como mano de obra no calificada y por su dotación de recursos naturales. En el caso de las empresas, según el referido informe estas compiten basadas en precios y venden productos básicos, con una baja productividad reflejada en los bajos salarios. Nuestros vecinos  en el listado proporcionado por  el reporte son economías predominantemente africanas. Los índices más bajos para Nicaragua –curiosamente equiparados- se presentan en el estudio de las instituciones y de la innovación. Cada uno de esos factores se ubica en el puesto 130 de 142 economías evaluadas, lo que en sencilla palabras significa que en cuanto a competitividad nuestras instituciones y la innovación ocupan el puesto 130 de 142. Burocracia e ineficiencia gubernamental, inestabilidad política, corrupción, inadecuada infraestructura y falta de acceso al financiamiento son los factores más problemáticos a la hora de hacer negocios, según el ya referido informe.  

El crecimiento del sector maquila en Nicaragua y la notable convocatoria de puestos de trabajo que casi a diario se ofertan en los call center es un notable ejemplo de la etapa de desarrollo en la que nos ubica el índice de competitividad mundial, pues se trata de actividades económicas de escasa innovación y con los salarios mínimos mas bajos de la región centroamericana como parte del anzuelo para la atracción de inversiones. Extrañamente a pesar de su calificación de aplazada, la innovación no se ubica entre los 15 principales problemas a la hora de hacer negocios en Nicaragua. La ausencia de la innovación como un factor problemático a la hora de hacer negocios nos plantea al menos tres hipótesis acerca del estado presente y futuro de la innovación, y su validez como factor de negocios en Nicaragua.

1.     Si la innovación no sugiere problema alguno a la hora de realizar negocios, esto podría suponer que la transferencia del conocimiento por medio de las nuevas inversiones soluciona la falta de innovación. En este contexto, las nuevas inversiones estarían instalándose acompañadas de un conocimiento e innovación en calidad suficiente para el ejercicio del negocio, aun sea este producido a la distancia.

2.     También podríamos considerar que la actividad empresarial se ha adaptado a las condiciones y habilidades básicas de la mano de obra disponible, desarrollando negocios acorde a tales circunstancias. En cuyo caso no habría porque esperar que las nuevas inversiones generen empleos de calidad, o al menos de modalidad distinta a las ya existentes.

3.     También es válido suponer que el motor generador de la innovación –el sector universitario- haya hecho lo suyo en cuanto a la adaptación de la formación del talento humano de conformidad a los requerimientos de la oferta laboral, pausando sus deberes innovadores a fin de conseguir un flujo positivo de ubicación de sus egresados en el mundo laboral.

En cualquier caso, ante estas y otras hipótesis, la perspectiva laboral en Nicaragua se presenta cualitativamente en entredicho, predominando en un futuro inmediato un enfoque numérico en cuanto a la producción de empleo, no así en cuanto a la calidad del empleo generado. Esto en definitiva ha de considerarse problemático con relación a la ruptura del ciclo de pobreza en el corto y mediano plazo, ya no digamos a largo plazo.

*Docente Universitario.
bmendezrojas@hotmail.com