Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Estados Unidos gasta setecientos veinte millones de dólares, diario, en la guerra de Irak, pero la Praxis Revolucionaria de ciertos “sandinistas” no les permite levantar su voz de protesta. El ejército de Estados Unidos ha asesinado cerca de un millón de iraquíes, pero ciertos “sandinistas” jamás dicen ni media palabra. No hay forma de que condenen al todopoderoso carnicero de Bagdad.

Una brutal recesión en Estados Unidos está sacudiendo los mercados mundiales y ya comenzó a castigar a los más pobres. En Estados Unidos se están cerrando hospitales, bibliotecas públicas y millones de familias están siendo lanzadas VIRTUALMENTE a la calle por la crisis inmobiliaria, pero frente a tal realidad ciertos “sandinistas” siguen ciegos, sordos y mudos, olvidando que cuando Estados Unidos estornuda, a los países pobres les da bronco-neumonía.

Un banquero oligarca metido a político hace maniobras electoreras para evadir su responsabilidad sobre los Cenis, pero la Praxis Revolucionaria de ciertos “sandinistas” no les permite decir media palabra. Y esto que el monto defraudado es de 500 millones de dólares, suma astronómica para un país donde el 80% de la población vive con 2 dólares diarios.

Según el índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, en 2006, el último año del gobierno de Bolaños, Nicaragua ocupó la posición número 112. En 2007, el primer año del nuevo gobierno Sandinista de Ortega, Nicaragua avanzó dos posiciones y hoy estamos en la posición 110. Sobre estas estadísticas los plumíferos de la derecha “sandinista”, los puros y verdaderos, no dicen ni “cuiyo”.

Al Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), le pasa lo mismo que al histórico fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya de 1986; le han declarado un embargo mediático. “Irresponsablemente arrastraron al país a una guerra innecesaria con Estados Unidos”, dicen los neosomocistas y al coro de mentirosos se les une cual furgón de cola, otra manada de mentirosos, auto nombrados legítimos “renovadores” del Sandinismo.

Se la pasan ignorando olímpicamente el veredicto de la Corte Internacional de Justicia de La Haya que con nombre y apellido y en papel y tinta contradice diametralmente a estas aves de corral sandinoides. Jamás se refieren al Índice de Desarrollo Humano (Human Development Index) ni al veredicto de La Haya de 1986.

Estos cuerpos internacionales son mil veces más objetivos que los prejuiciados, fanatizados y obsoletos analistas “sandinistas” renovados, quienes brillaron en su momento como luminarias en el firmamento de la Revolución Popular Sandinista. Se cubrieron de gloria cuando Nicaragua vivió el momento más glorioso de su historia. Pero hoy son héroes autoexcluidos del “panteón” de héroes de la Revolución.

Lo más lamentable no es que su momento de fulgor ya pasó. Lo más trágico no es que hoy son estrellas apagadas. Lo más triste no es que hoy nadie da un centavo por ellos. Lo más vergonzoso es que para adquirir relevancia, para que la oligarquía y la burguesía se fijen en ellos, compiten entre sí, para ver quién le quita el “invicto” al campeón ideológico del antisandinismo, el plumífero batistiano de Novedades, Luis Manuel Martínez.

El plumífero mercenario vomitaba odio 24 horas al día, siete días a la semana y junto con Pedro Pablo Espinoza, alias “Pueta Carpintero”, venadero somocista del “Insultativo Nacional” culpaban al FSLN de las lluvias torrenciales, las sequías, la tos chifladora y de cuanto accidente de tránsito o pleito marital ocurriera en el país.

Estas redomadas cocorocas “sandinistas” sólo se dedican a atacar al FSLN. Los nuevos Luis Manuel Martínez, los nuevos pájaros carpinteros, los nuevos Roberto Zelaya Blancos ignoran la bárbara e inmoral agresión contra Irak, las torturas en Guantánamo o los maltratos a los prisioneros de Abu-Greib.

La oligarquía blancoide y la burguesía chapiolla se muestran complacidos cada vez que generales en retiro cuestionan al FSLN. Las autoapodadas “Fuerzas Democráticas” ríen a mandíbula batiente cada vez que marxistoides plumas matusalénicas del período jurásico no dan tregua al FSLN, en plena coincidencia con las paralelas históricas que por 200 años han hecho paste a Nicaragua.

Los timbucos y calandracas disfrutan al ver cómo ciertos “sandinistas” no atacan a Alemán a menos que sea para embarrar a Daniel. Las Ocas del Cenegal, diputados tromponeros, come huevos de paslama y otras hienas que martirizaron a Nicaragua con sus internacionalmente documentados crímenes de Lesa Humanidad, sonríen mostrando sus sanguinolentos colmillos cada vez que los “sandinistas” de la “Praxis Revolucionaria”, analistas de tema único, se ensañan con Daniel Ortega.

Las paralelas históricas celebran cada vez que un sandinista “renovado” sádicamente lampacea con el Programa Hambre Cero, la Usura Cero o la entrega de títulos de propiedad. “Que sigan los apagones” dijo una despistada analista, cuando el gobierno de Ortega puso fin a la oscurana de la mesa servida del Churruco Bolaños.

Los sandinistas “renovados”, al hacer causa común con banqueros defraudadores y políticos ladrones, al jamás atacar a Alemán o a Montealegre, demuestran que no se han “renovado” pero se han convertido en furgón de cola y correa de transmisión de los enemigos históricos del pueblo de Nicaragua.

Caescorcia@aol.com