• |
  • |

El miedo definido como perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario, nos impulsa muchas veces a crear en nuestro pensamiento un estigma social que es una desaprobación social severa de características o creencias personales que son percibidas como contrarias a las normas culturales establecidas. La percepción o atribución de lo correcto e incorrecto y criminalizable trae consigo un fuerte estigma social. Hablar, opinar y a veces hasta pensar sobre el tema del aborto en Nicaragua, crea personas estigmatizadas, las que están “a favor de” , y están enviadas al ostracismo, devaluadas, rechazadas y vilipendiadas, experimentan discriminación, insultos, ataques. Hablar del aborto también crea personas estigmatizadoras, las que tienen una posición en “contra de” desde la perspectiva de este grupo, la estigmatización provoca su deshumanización, la amenaza y aversión al otro y la despersonalización de los demás a través de caricaturas estereotipadas. Esta situación genera discriminación, y se refiere al acto de separar o formar grupos de personas a partir de criterios determinados. En su sentido más amplio, la discriminación es una manera de ordenar y clasificar y puede referirse a cualquier ámbito, y puede utilizar cualquier criterio.

Que exista en la opinión pública la discusión de un tema médico, por personas que no son médicos, no es de extrañarse, el ser humano siempre en el proceso salud enfermedad ha intentado dar las explicaciones más fáciles y rápidas, y los grupos de mayor influencia en la sociedad emiten sus opiniones personales, las de sus agrupaciones, evidenciando muchas veces intereses coyunturales, apegados a objetivos particulares, pero lo más evidente es que se confirma el poco conocimiento del tema médico, y para ser justo, no tienen porque saberlo, no son médicos, pero por responsabilidad en lo que dicen deberían asesorarse con los expertos en el tema de la ciencia médica.

Según las normas y protocolos para la atención de las complicaciones obstétricas de Nicaragua, el aborto: Es la interrupción espontánea o provocada del embarazo antes de las 20 semanas de amenorrea, con un peso del producto de la gestación inferior a 500g. Es una complicación del embarazo en su primera mitad, el aborto es causa descrita de endometritis, endomiometritis, provoca un puerperio patológico o complicado, es una causa directa de muerte materna, es parte de la hemorragia obstétrica, y esta se describe como una de las principales complicaciones que se presenta durante el embarazo y constituye la causa básica en más del 50% de los casos de muertes materna.

Se calcula que el 10% de los embarazos terminará en aborto. En el 50% de estos hay imperfecciones del huevo (huevo abortivo), en el 35% la causa de la interrupción es hormonal, mientras que el 15% restante puede imputarse a otras etiologías. Entre las causas generadoras del aborto se citan numerosas enfermedades originadas en anomalías genéticas y cromosómicas transmitidas por vía hereditaria, existen también enfermedades contraídas durante la época del embarazo, presumiblemente causan malformaciones en el feto. Debe recordarse que la condición de salud de la mujer que presenta un aborto está determinada por la causa que lo origina y la atención oportuna que se le brinde, por ello cuando se induce en condiciones de riesgo, las frecuentes complicaciones que se producen, como la perforación uterina e intestinal y el shock bacteriano, incrementan la morbilidad y mortalidad materna. Las diferentes formas clínicas del aborto comprenden, amenaza de aborto, aborto inminente o en curso, aborto inevitable, Aborto diferido o huevo muerto y retenido, aborto incompleto, aborto completo, aborto séptico.

En consecuencia las expresiones: “estoy en contra del aborto”, “no al aborto”, “quien provoque aborto” son incorrectas, el aborto tiene su definición científica y la Clasificación Internacional de Enfermedades 10° (CIE 10° REVISION), la tiene incluida en el capítulo XV, embarazo, parto y puerperio, como embarazo terminado en aborto, desde la O00 hasta la O08.

Una periodista de un medio de prensa escrito, en una entrevista me preguntó: “usted está a favor o en contra del aborto terapéutico”, la pregunta estructuralmente es incorrecta, ya que la figura jurídica de Aborto terapéutico, actualmente no existe, así que no pude contestarle, pero le expresé que yo estaba a favor de que las mujeres que presentan la complicación obstétrica definida como aborto deben ser atendidas con calidad y calidez, basado en las normas, protocolos y leyes del ministerio de Salud de Nicaragua, evitando prolongar la tercera demora de las complicaciones obstétricas, y que el tiempo de atención es muy importante para salvaguardar el bien jurídico por excelencia, la vida.

*Ginecólogo Obstetra
Máster en Salud Pública