Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Desde hace muchos años, movimientos, organismos y personalidades ambientalistas del país han alzado su voz y denunciado la lamentable y preocupante situación respecto al deterioro de nuestros recursos naturales, el despale indiscriminado, la contaminación con desechos tóxicos de nuestras aguas, lagos, lagunas, ríos, lo cual, de no frenarse, traerá repercusiones (ya lo son) aun mayores y más graves para el futuro del país y sus generaciones.

En nuestro departamento estas preocupaciones y búsqueda de alternativas, respuestas y soluciones ha estado a la orden del día, no sólo por las pretensiones de la clase política – oligárquica y pro- norteamericana costarricense sobre el Río San Juan, sino por el peligro de la explotación de la minería de oro a cielo abierto. Igual que en el resto del país, el deterioro de nuestros recursos naturales, flora y fauna, agua, bosques y demás es espantoso e inexorable.

Considerando el esfuerzo de Fundación del Río, la asociación para el desarrollo de la esperanza verde (Asdeverde), la cooperación Austriaca para el SI A PAZ y otros organismos e instancias ambientalistas, surgió en 1994 la radioemisora “La voz del trópico húmedo”, la primera emisora ecológica y ambientalista de Nicaragua”, única en su género, con un perfil y estrategia de educación ambiental radioparticipativa y comunitaria, cuyo énfasis se enmarcó en el fortalecimiento de la lucha por la preservación del medioambiente.

Esta experiencia comunicacional tuvo muy buena acogida aceptación y reconocimiento, no sólo nacional sino internacionalmente. El gobierno de Austria, a través de la cooperación austriaca para el SI A PAZ apoyó el desarrollo y consolidación de este proyecto radial comunicativo. Igual lo hicieron organismos ambientalistas costarricenses con quienes se estructuró una red de radios ubicadas en la zona norte de Costa Rica cuya emisora matriz fue “La voz del Trópico Húmedo”, para promover la Educación Ambiental.

Los resultados del trabajo fueron positivos. La educación ecológica – ambiental fue calando en la mente y la conciencia de la población del departamento y pueblos fronterizos de Costa Rica. Fue satisfactorio como resultado de este esfuerzo radial que allá por los años 95-96 los incendios forestales que causan grandes destrozos en el departamento – se redujeron a su mínima expresión.

A partir de 2001 la radioemisora comenzó a desviarse de esta estrategia comunicacional que se inscribe en el contexto ecológico ambiental de Río San Juan: cuenca binacional departamento de áreas protegidas como el “Refugio de vida silvestre Los Guatuzos”; la reserva ecológica “La Esperanza Verde”; la reserva biosfera “Indio Maíz”; el monumento histórico de El castillo de la Inmaculada Concepción; el patrimonio histórico del archipiélago de Solentiname, además la riqueza de flora y fauna, algunas de cuyas especies están en peligro de extinción.

Los conductores actuales de la radioemisora han hecho a un lado esta estrategia ecológica ambiental que fue referencia centroamericana.

Mientras el deterioro ambiental se agudiza, mientras las amenazas de la minería de oro a cielo abierto continúa siendo una realidad para nuestro departamento; cuando la crisis del consumo de agua potable se profundiza; mientras desaparecen las especies de flora y fauna en peligro de extinción la radio está huérfana de contenidos. La radioemisora forma parte del patrimonio cultural de los riosanjuaneños.

Es un deber ineludible acompañar al departamento en la búsqueda de su desarrollo, fomentando la democracia y el pluralismo político; creando y forjando la conciencia crítica que estimule la toma de decisiones, espíritu de lucha y empoderamiento de aquellos que luchamos para frenar la muerte paulatina de nuestro departamento.

La situación de Río San Juan, desde el punto de vista socio – económico, ecológico - ambiental, cultural y espiritual es preocupante y alarmante. La radio debe estar inmersa en la problemática desempeñando el papel de orientadora, forjadora de ideas, opiniones, conciencia y sensibilización sobre los retos que debemos asumir la población para la reorientación del departamento.

Los actuales dirigentes de la radioemisora deben ajustarse a los tiempos. Redefinir el perfil y estrategia de comunicación considerando el enfoque de la realidad circundante, es una condición indispensable para avanzar mano a mano con las ONG’s ambientalistas de la zona, las alcaldías y el Ejecutivo.

Deben ser “hombres de su tiempo” organizando una estrategia de comunicación para el desarrollo del Municipio y del departamento. Se trata de persuadir, educar y elevar la conciencia en todos los niveles de la población para promover una sociedad más democrática, justa y participativa.

El eje central de esta estrategia debe ser la defensa del medioambiente que significa la defensa de la vida misma.

Los dirigentes y comunicadores sociales de la radioemisora deben tomar conciencia que deben ajustarse el perfil, estrategia, visión y misión de este importante medio de comunicación y constituirse en lo que dice uno de sus slogan hoy en desuso: “La voz del Trópico Húmedo, faro y guía de la opinión pública”.

*Periodista, docente UPF, graduado en Ciencias Sociales en la ex – RDA.