Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El refrán popular dice que “No hay peor ciego que el que no quiere ver”, sin embargo, en Nicaragua eso es todavía peor, acá los peores ciegos son todos aquellos fanáticos partidarios que no quieren abrir los ojos ante todo el degenere que ocurre frente a sus propias narices, niegan a toda costa y con caras de empurrados cualquier crítica de corrupción a sus llamados líderes del partido. Nos es nuevo para quienes tenemos el valor de criticar a los mafiosos en este país que nos tilden de resentidos, traidores a las causas de los pobres, derechistas, vendidos a los poderosos, en fin, cualquier tipo de locuras con tal de pretender dañar nuestras propias posiciones, pero incluso nos repudian de forma visceral pero sin quitarse la mordaza y las manos de los ojos que sus mismos jefecitos les han hecho ponerse.

No se trata de criticar por criticar, eso es fácil, creo que tenemos suficiente circo cuando en la Asamblea nacional entrevistan a muchos diputados que no saben ni cómo se llaman, o funcionarios de gobierno que no tiene ni idea de qué hacen en esos escritorios, cualquiera ahora dice barrabasadas frente a un micrófono, ¿para qué llevar a mi hijo al circo?, si basta que me acompañe a ver un noticiero cualquiera y terminamos con dolor de estómago de las carcajadas producidas por las burradas que dicen todos estos señores.

Es fácil llamar a cualquiera resentido y hacer el intento de descalificar personalmente a cualquier individuo, el punto es que las críticas que hacemos ese grupo de “raros” tienen argumentos tan contundentes que estos autociegos no son capaces de refutar, lamentablemente en este país se ha acabado la cultura de la tolerancia, o a lo mejor nunca ha existido, pero creo que sería bueno hacer un intento por fomentar la cultura del debate con argumentos inteligentes y no a través de morterazos o palabras soeces o rebuscadas que los mismos que sudan calentura ajena no saben ni qué significan, más bien lo que hacen es quedar en ridículo pretendiendo ser eruditos del lenguaje.

Pero volviendo a esos que viven en la oscuridad autoinflingida, son impresionantes en cuanto a la capacidad de fanatismo que le salen por los poros, defienden a su partido y sus caudillos de una forma irracional y autómata que sólo los fundamentalistas islámicos serían capaces de competir con ellos, estos autómatas defienden por defender cualquier tarea que se les encomiende aunque no se beneficien en lo más mínimo de ello, éste es un fenómeno que no tiene exclusiones raciales, sociales, sexuales, religiosas, etc., etc., etc., apenas les tocás la mínima crítica y se ponen tan furiosos como que les hayan mencionado a su propia madre, es increíble, y si uno se descuida lo pueden cargar a garrotazos y a pedradas.

El tema de la corrupción es el más espinoso, para estos zombis no existe la corrupción ni en su partido ni en sus dirigentes eternos, cuando hablan de los logros de su gobierno, por ejemplo, sólo hablan o más bien repiten como loras de guanacaste el discurso falso o trillado que escuchan en una cancha llena de gente que llega por su bolsa de frijoles y arroz, de la misma forma que aquellos que llegaban por su bolis de guaro y su nacatamalito en los tiempones del anterior dictador Somoza, repiten cada falsedad que a cualquier persona normal e inteligente le chocaría oír toda la sarta de mentiras que salen de esas fuentes de acidez eterna, pero no quieren decir las cosas que todo el mundo sabe, otras de las críticas que nos hacen es que somos venenosos eternos contra el partido del gobierno, pero no quieren aceptar o criticar siquiera en público el hecho de que los hijos de la pareja presidencial tengan a todos y cada uno de sus hijos trabajando para su gobierno familiar, mientras estos pobres defensores andan detrás de los secretarios políticos de su partido en busca de un trabajo digno y siempre los tienen con el cuento de que mañana saldrá algo.

Nadie quiere aceptar o siquiera preguntarse en qué nos ha beneficiado el petróleo venezolano, ¿quién rinde cuentas de ese dinero y por qué sube el combustible cada semana, la luz eléctrica y el agua si supuestamente esta “cooperación” bajaría los costos en estos productos y servicios? ¿Cuándo el gobierno ha sido capaz de responder a esto?, y esto lo saben perfectamente los ciegos partidarios, ellos mismos lo saben pero con una enorme fuerza de voluntad siguen defendiendo lo indefendible. ¡Es horrible apegarse a una promesa que se convierte en una esperanza que nunca llega!
Entonces no se trata de ser atacantes o críticos del gobierno porque no tenemos nada que hacer. ¡Es simplemente que nosotros no tenemos MORDAZA! ¡No tenemos miedo de decir la verdad de las cosas!, es igual que nuestros señalamientos a las llamadas mayorías de la oposición que supuestamente se atrincheran en la Asamblea Nacional. ¡Son una vergüenza de diputados!, ¿Cómo es posible que no logren reunir a cuarenta y siete diputados? ¿Entonces de que mayoría hablamos? Son una bola de incompetentes y la única trinchera que tienen en el Parlamento es para protegerse de sus propios temores, es impresionante la cantidad de traidores con las que el MRS llenó sus listas de diputados, ¡en la historia de un partido político habían existido tantos!, si no salen de esa crisis están condenados a desaparecer, y siguen cometiendo los mismos errores en sus candidatos a Alcaldes, han buscado gente que no los conocen ni en sus propias casas. Creo que están perdiendo una oportunidad histórica y no hay más culpables que los propios dirigentes de esta alianza que, como la diputada más gritona que tienen quiere seguir aferrada a su propio feudo con el llamado Movimiento de Rescate, que no es más que un trampolín para seguirse manteniendo como parlamentaria en las próximas elecciones, y tanto que habla y a la hora de las piedras pómez no da la cara y de remate manda a un suplente más sinvergüenza y traidor que el propio, judas, por lo menos este personaje bíblico se vendió por treinta monedas y este suplente desconocido lo hizo por un mísero almuerzo.

Ya no digamos los ciegos partidarios de la derecha, defienden a un ladrón y súper corrupto a capa y espada, desde los diputados desclasados hasta los más humildes esquiroles políticos, los camaleones liberales que tienen la cáscara de no acreditarse en una sesión plenaria y se pone como vieja chifletera a pelearse con sus propios compinches, es que hacen un espectáculo patético, y es algo que todo el mundo lo ha visto a través de la televisión nacional y el Internet en el exterior ¿Acaso criticar esto es porque se nos sale la bilis irracionalmente?, nada de eso, lo que pasa es que la gente extrañamente se está comportando como si silenciosamente se esparció un gas que introdujo el terror a criticar toda esta basura de sistema político que tenemos, ¿Dónde está el heroico pueblo de Monimbó, donde están los sutiabas combativos? ¿Qué se hicieron todos los combatientes de guerra de los setenta y los ochenta? ¿Qué se hicieron los desmovilizados de la resistencia nicaragüense? ¿A qué le tienen miedo?, ya nadie protesta en este país, y no estoy incitando a la violencia, sólo incito a la crítica cívica, a decir basta, a dejar de ser ciegos por su propia voluntad, solo pido eso, a quitarse la venda de los ojos y por amor a Nicaragua no seguir permitiendo semejante desastre que sufre nuestro pobre pueblo. No me cansaré de seguir llamando a quienes tengan el valor de quitarse el bozal y el miedo, no es criticar por criticar señores fanáticos, la realidad es que nada causa más daño que quienes se hacen los ciegos sin importar el traicionar sus propios principios por una palmadita en la espalda al decirles que regresen mañana, ¡tal vez sale algo!