•  |
  •  |
  • END

Bueno, es bien claro que estamos en un año electoral, toca elegir a las autoridades municipales en todo el país.

Los candidatos y partidos que van a la contienda ya están definidos; hay ciertos candidatos, principalmente del FSLN que se andan promocionando, ya fueron mandados a conquistar votos, en este afán, el impuesto e impúdico candidato Alexis Argüello anda repartiendo besos, abrazos y hablando incoherencias, y si por la víspera se saca el día no hay mucho que esperar del personaje éste.

Viendo las escaramuzas que anda haciendo el candidato a alcalde, queriéndose granjear las simpatías del electorado, pues lo que deja entrever es la falta de liderazgo e inteligencia; hasta ahora por ningún flanco el señor Argüello muestra fortaleza, conducta que es fácilmente aprovechable para sus adversarios políticos que tienen más habilidades, y en este campo es donde han salido los primeros retos, uno de ellos es el debate público.

Pero veamos, en una contienda electoral, el debate es un ejercicio en el que el candidato se perfila tanto personal como política y profesionalmente; el debate es como una credencial que vende en el electorado una proyección, en este caso, por ejemplo el plan de gobierno con el que se pretende mejorar el municipio.

Un debate a este nivel es un catalizador que permite ver y consentir al candidato, es aquí donde salen a relucir las mejores herramientas de las que están dotados los postulantes, el debate es entonces, un sano ejercicio democrático que debe ser de rigor en cualquier proceso eleccionario.

Sin embargo, para algunos, el debate es un ejercicio peligroso que infunde temor, rechazo e intolerancia, más aún cuando quienes se van a medir no tienen ninguna capacidad ni política ni académicamente, en este caso el debate pone al desnudo las virtudes y defectos, la aceptación o el rechazo, el éxito o el fracaso de los candidatos; aceptan el debate los buenos los fracasados lo rechazan.

El primer reto a debate público fue hecho por el candidato Eduardo Montealegre al candidato del FSLN, sin embargo, este ultimo, sin ningún reparo y con la mayor impudicia y desfachatez lo rechazo de facto, argumentando públicamente que eso no tenía chiste, tal expresión puede tener dos sentidos, el primero sería porque con quien se va a debatir está en desventaja profesional o académicamente ante el contrincante, situación que no es la del retador y segundo, que a quien se le lanzó el reto no tenga la mínima oportunidad de salir airoso, que creo, es el caso del señor Argüello.

Pero también es probable que para don Alexis, boxeador de profesión, el debate no tenga chiste porque para él, la palabra debate debe ser nueva en su lenguaje boxístico, puesto que cuando de lanzar golpes se trata lo que hay son pleitos, reyertas y ofensas, palabras altisonantes en un ejercicio democrático.

Para el promocionado campeón 2008 ya la pelea está ganada, aunque democráticamente no se sabe, pues no se ha contado ningún voto, y aunque alguna encuesta lo lleve a empate con el candidato del PLC, es difícil que el candidato ex boxeador se las lleve, pues no hay una sola razón que le dé los méritos necesarios para sentarse en la silla de la municipalidad.

Creerse gloria deportiva no es razón suficiente, políticamente hablando, para sentirse triunfador, si no, no anduviera ofreciendo cambios como alcalde, peor aún cuando como vicealcalde no se le conoció triunfo o desarrollo alguno.

¿Cómo puede alguien venderse como la solución a los problemas de los managuas, teniendo como gestión una oscura labor como vicealcalde? ¿Cómo puede venderse este candidato en las bases del partido sino es más que un furtivo advenedizo impuesto? ¿Cómo hacer para que éste candidato en abierta campaña doblegue la conducta militante de compañeros con muchos años de trayectoria y que disienten de sus aspiraciones? ¿Cómo hacer para que compañeros nuestros sandinistas por siempre voten por este candidato si bregan en la miseria absoluta por falta de empleo?
Todas estas interrogantes son incomprensibles, como incompresible es esta candidatura, como igualmente incomprensible, por su ignorancia, sea el debate para el ex boxeador. Son ecuaciones un tanto difícil, aún con todo, el candidato éste no le encuentra al debate ningún chiste. ¡Qué chistoso!

pedropcardoza@yahoo.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus