Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El sindicalismo es una de las formas más recientes de organización de los Trabajadores, en Nicaragua surge en los años del General Somoza, cuando fue reprimida violentamente por la clase empresarial y apoyada por el gobierno, en una desesperada lucha de evitar que los trabajadores se organizaran y no pudieran defender sus derechos gremiales tal como lo establece el Arto. 203 CT (Código del Trabajo), al final de la guerra la clase obrera ya tenía un sinnúmero de beneficios alcanzados por la ratificación de Convenios de la OIT como el Convenio No. 87 en la cual se establece la libertad sindical como uno de los pilares, la cual se da en dos vertientes, como es Colectiva e Individual la cual se desarrolla en tres puntos; la constitución de nuevos sindicatos; el derecho de la libre afiliación y a desarrollar actividades sindicales.

En los años ochenta se dio un fenómeno de mono-sindicalismo producto de una coyuntura de guerra y desorden social en donde los sindicatos como ANDEN y FETSALUD lideraban en respuesta a una necesidad partidaria de controlar a las masas de trabajadores y de esa manera tener un control preciso de las instituciones del Estado.

En los años noventa surgen nuevos sindicatos en respuesta a la necesidad de organización libre de compromisos partidarios por tanto disminuye la influencia del partido Frente Sandinista en las Instituciones del Estado. Y por primera vez en la Historia de este país y del mundo, los médicos nicaragüenses deciden organizarse en sindicatos, ya que hasta en los países más pobres del mundo existen colegios médicos los cuales rigen este gremio y establecen los criterios de desarrollo de la profesión Médica; No obstante, con la inexperiencia de nosotros los galenos lideramos una huelga de casi tres meses en el año 1998, contra el Gobierno del Dr. Arnoldo Alemán y obtuvimos el mayor aumento porcentual en la historia del sindicalismo, luego se realiza otra huelga a finales del año “05, que duró seis meses y se lograron acuerdos los cuales el Gobierno de Daniel Ortega no ha cumplido, agregado a esto surge un fenómeno ya conocido, como es el reestructurar los llamados monosindicatos es decir sindicatos únicos en las instituciones del Estado y es tarea de todos los titulares apoyar abiertamente este acto lesivo a preceptos ya alcanzados como es el derecho de libertad sindical, esto lo realizan evitando que los sindicatos nacientes puedan realizar las deducciones que establece la ley para el funcionamiento de los mismos y amedrentando a los afiliados a sindicatos que no responden a la política de gobierno y lo que culmina esto es el despido de sindicalistas que han tenido más beligerancia en la lucha de los médicos, sin el debido proceso el cual está establecido en los Arto.231 CT y Arto. 54 del Reglamento de Asociaciones sindicales y por si no fuera nada establecido en la Constitución de Nicaragua en el Arto. 87Cn.

Las orientaciones del Gobierno para perpetuar su mandato es generar miedo por medio de el respaldado del Ministerio del Trabajo que por ley debe asegurar el respeto de los derechos de los trabajadores, en esencia es luchar con los sindicatos de gobierno, el aparataje institucional y las organizaciones sociales afines al gobierno. Todo con un sólo fin descabezar los sindicatos como las FEDERACIONES MÉDICAS las cuales han demostrado persistencia y dejar como único sindicato al oficialista FETSALUD.

*Cardiólogo pediatra, Secretario del Movimiento Médico Hospital
“La Mascota”.