Por Luis Rocha
  •  |
  •  |

Aquella mañana el de Managua soltó la frase, de improviso y con furia, como si ya no le cupiera en el alma: “¡Estoy harto de caudillos de mierda! ¡Estoy aburrido de la impuntualidad, la corrupción y la mentira! Deberíamos refundar el Partido de los Comesalteado”. Como viera que el resto de caminantes lo quedaban viendo estupefactos, aclaró: “Hace mucho tiempo existió un gran hombre, acérrimo adversario de Somoza como todos sus hermanos, llamado Ramiro “Tipitapa” Cuadra, quien en “La Prensa” de la década de los sesenta y setenta publicaba incendiarias postales opositoras en su calidad de Presidente del Partido de los Comesalteado. Sin lugar a dudas fue su imaginario partido el más numeroso y real de la Nicaragua de aquella época, y contó con auténticos militantes que sin embargo ignoraban que estaban organizados. Porque la existencia de los comesalteado, ayer como hoy fue y es tan real como lo fue la de su presidente”. Como veía un gran interés de parte de los caminantes en este singular personaje, anunció que se iba a referir a él la próxima semana. “Por ahora solo les voy a mostrar esta caricatura que en 1978, con motivo de su muerte, le hizo Jorge Ampié:

Y les voy a leer esta nota, que al pie de la misma, publicó otro gran hombre hoy olvidado quizás por haber sido un político honesto y hasta miembro de la Junta de Reconstrucción Nacional, es decir, un gobernante nicaragüense. Me refiero al Dr. Rafael Córdoba Rivas, quien con el título de Ebrio y pendenciero somos, Ramiro, escribió:

Con la muerte de Ramiro “Tipitapa” Cuadra algo muy entrañable de nuestra nacionalidad ha partido. Y es que con Ramiro “Tipitapa” uno se siente identificado como con un héroe de novelas, jovial, noble, dicharachero, gran conversador, montado reemprendiendo una y otra vez la gesta de San Jacinto, usando su inagotable humor en la amistad como arma política, en definitiva, una especie de Robin Hood de la oposición, “ebrio y pendenciero”.

Es por eso que he querido escribir estas líneas en homenaje a uno de los más grandes personajes de los últimos tiempos. De esos personajes de los que ya casi no quedan, si es que queda alguno. Un personaje de novela e historia que siempre seguirá siendo un personaje en mi memoria: Ramiro “Tipitapa”. Porque los héroes no mueren, ni se olvidan, solo se llevan algo nuestro hasta que un día definitivamente se van con nosotros.

Pero como les he anunciado –concluyó el de Managua- la semana próxima me referiré a este Robin Hood de la oposición, hermano de los poetas Manolo y Josecito Cuadra, del mítico Abelardo, del gran Luciano y del, ese sí que imaginario soldado de Romel, el ntrañable Gilberto”.

Jueves, 1º de noviembre del 2007