Francis Bustos Msc
  •  |
  •  |

La tasa de mortalidad materna en Nicaragua se estima en 90 x 100,000 nacidos vivos, constituyendo una de las tasas más altas en América Latina, localizándose zonas en el país con indicadores superiores en 5 veces el promedio nacional; complicándose más aún con el registro del 30% de embarazos en adolescentes.

Gran mayoría de mujeres nicaragüenses, necesitan el procedimiento médico  del Aborto terapéutico, por encontrarse en alto riesgo de morir, atrozmente hoy en día la mujer no tiene acceso por la vía legal a este tipo de procedimiento. Cada año, el sistema de salud nicaragüense registra 400 casos de embarazo ectópico; la muerte materna es el principal resultado de esta realidad. Con la penalización del Aborto terapéutico aumentó el peligro de morir con enfermedades anteriores y/o empeoradas por el embarazo en un 30%; la mortalidad materna aumentará hasta un 65% y la mortalidad en niñas y niños huérfanos menores de 5 años de las madres que mueran a consecuencia de embarazos complejos tendrán un riesgo de morir del 50% cotejado con los que tienen a sus madres vivas. Como consecuencia de la penalización del Aborto terapéutico obtendremos un garrafal aumento de abortos clandestinos practicados en condiciones insalubres e inseguras, los costos de atención hospitalaria procedidas de las complicaciones incrementarán con costos sociales inimaginables de las muertes de mujeres, fundamentalmente las que provienen de familias que viven en extrema pobreza; ellas serán las más vulnerables a las peligrosas secuelas de la penalización del Aborto terapéutico. Los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio permiten el cuadro de trabajo para la reducción de la pobreza, en el cual el quinto objetivo reza:

* Mejorar la salud materna. Quedó determinada la reducción, entre 1990-2015, la mortalidad materna en tres cuartas partes.  

La ejecución de inversiones mantenidas en educación, información y prestación pública de terapias anticonceptivas, presume un gran progreso que conduce a la meta de disminuir el total de casos e impedir cada una de las 68,000 muertes mundiales, asimismo las discapacidades y la angustia imputable a los abortos comprometidos; independientemente de estas acciones, lo elemental es brindar acceso a la mujer al servicio de salud del Aborto terapéutico, asimismo una atención post-parto de calidad conforme a sus necesidades. Actualmente, es razonable el cuidado posterior al aborto, es una intervención crítica para salvar vidas e impedir otros abortos; dicho servicio se brinda en otros países con mayor frecuencia como parte de la integralidad de los programas de salud reproductiva.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), invitó a promover la legislación para la paternidad responsable, prevención de los delitos sexuales, así como reformar la legislación, reincorporando el Aborto terapéutico y actualizar las clasificaciones y conceptos, regular específicamente los eventos que calificarían como indicaciones para Aborto terapéutico:

* Embarazo ectópico, mola hidatiforme, etc. Capacitar al personal de salud en la clasificación del aborto según la CIE 10 (Código Internacional de Enfermedades) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), conocer y analizar las experiencias de otros países con diferentes tipos de legislación. Finalmente ha manifestado la importancia de hacer un análisis legal de las compatibilidades e incompatibilidades, vacíos, superposiciones y contradicciones en especial con la Ley General de Salud y la Constitución Política; entre otras recomendaciones.

El Consejo Nacional de Salud y Sociedades Científicas exhortaron a no excluir el Aborto terapéutico, el debate de este tema contempló una  vasta consulta; su penalización viene en detrimento de los derechos humanos, pero ésta reflexión no hizo eco en la Asamblea Nacional;

* Señores/as diputados/as, el impuesto del aborto clandestino en América Latina y el Caribe es indudablemente alto. El procesamiento de datos moderados muestra que hasta el 31% de todos los embarazos pueden concluir en aborto y se realizan aproximadamente 444 abortos anuales por cada 1,000 nacidos vivos.

Las consecuencias de esta actividad en la utilización de los servicios de salud son sorprendentes;

* Los cálculos revelan 300,000 hospitalizaciones por complicaciones ulteriores al procedimiento. La muerte por complicaciones del aborto  es real y es una de las primeras fuentes de mortalidad materna. Cerca del 12% de las muertes maternas reconocidas se deben a complicaciones de abortos inseguros e ilegales.

Estudios recientes refieren que el acceso al cytotec, también conocido como misoprostol, un fármaco contra las úlceras que puede ocasionar el aborto, ha reducido la morbilidad y la mortalidad por abortos ilegales;

* Sin embargo,  su uso progresivo por los adolescentes es razón de gran preocupación, pero no para ustedes; los mal nombrados “padres de la patria”.

 Y algo más nauseabundo en el nuevo Código Penal:

* Las mujeres debemos elegir entre morir o ir a la cárcel  y el galeno que abandone a su suerte a una mujer embarazada con riesgo de morir incurre en homicidio irreflexivo o culposo y éste deberá comparecer ante la justicia;

* Y que justicia…

licbortzf@yahoo.com