Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Antonia Pérez
Eduardo López*
“...no soy político profesional, sino un humilde artesano.


Mi oficio es mecánico y con el martillo en la mano me he ganado el pan de toda mi vida”. Augusto C. Sandino, 1929
Cinco años después de describirse como “un humilde artesano”, Sandino fue brutalmente asesinado por representar una amenaza contundente para el imperio yanqui y su representante criollo, Anastasio Somoza.

Hay algo en la vida y comportamiento del artesano, que se gana el pan de cada día con el sudor de su trabajo, que amenaza y, a veces, da vergüenza a los políticos profesionales y otros “acomodados.” Estos últimos tienen que eliminar la fuente de su miedo y vergüenza. Somoza eliminó a Sandino físicamente; la cúpula del FSLN —-con su política actual-- lo hace espiritualmente.

No pasa una semana sin un nuevo ejemplo de la hipocresía de la cúpula del Frente Sandinista. Critican —-justamente-— a Montealegre y a Chamorro por su papel en el escándalo de los Cenis, al mismo tiempo que negocian “acciones” en el banco que más se aprovechó del escándalo, y no dicen una sola palabra sobre el papel de la cúpula del Frente en la quiebra de uno de los bancos que ocasionó la emisión de los Cenis.

Critican —-justamente-— al “capitalismo salvaje” mientras empresarios —-por la mayor parte sandinistas—- se pelean entre sí por el control del hueso millonario venezolano.

Gritan —-justamente-— contra el comportamiento “conquistador” de Unión Fenosa, al mismo tiempo que negocian su participación (16%) en la mesa directiva de la empresa, para que un buen porcentaje de cada alza que la empresa imponga al público nicaragüense vaya a llenar los bolsillos del gobierno del Frente.

No dejan de acusar —-justamente—- al imperio yanqui de ser “enemigo de la humanidad”, al mismo tiempo que mandan oficiales y personal del Ejercito Nicaragüense a la trágicamente recordada Escuela de Las Américas -—llamada por gente solidaria en el mismo imperio, “Escuela de Asesinos”, por su papel histórico en entrenar a los autores de un sinnúmero de atrocidades entre los pueblos del continente---. Hasta mandan al jefe del Ejercito Nicaragüense, Omar Halleslevens a ser el orador principal de la clausura de un evento en la misma “escuela”. Más aún, mantienen un convenio de cooperación con la Academia Militar de los EU en West Point, donde soldados nicaragüenses “se capacitan”. (Recuerden que Somoza Debayle se graduó de esta academia)
Hace poco el Presidente, en medio de sus diatribas contra el imperio, anunció a través de su Ministro de Turismo, la entrega de un “capital de trabajo” (¡10 millones de dólares!) a la empresa turística gringa Gran Pacífica, “con carácter de exclusividad”. Tal vez esto explique por qué en la Cuarta Región los centros turísticos y maquilas nunca sufren por falta de agua potable, mientras nosotros, que vivimos allá y pagamos impuestos, pasamos meses sin el líquido vital.

Los miembros de la cúpula del Frente se han convertido en políticos profesionales, muy lejos de la integridad y honestidad del muchacho de Niquinohomo.

La hipocresía va de la mano con los celos políticos que exhibe la misma cúpula contra los dos personajes en el Frente que se han ganado el aprecio, respeto y admiración del pueblo nicaragüense por su trabajo a favor del pueblo: Aminta Granera y Dionisio Marenco. La cúpula eliminó el equipo de confianza que Aminta había formado en la Policía Nacional, y trató de sabotear el trabajo de Marenco (y poner a Aminta en contra del alcalde), durante la crisis de basura en “La Chureca”. ¿Los perdedores en ambos casos? El pueblo nicaragüense. ¿Los ganadores? Nadie.

El “artesano” que tiene que trabajar duro para ganarse el pan de cada día para él y su familia tiene poco tiempo para hipocresía y celos. ¿Cuándo fue la última vez que los miembros de la cúpula del Frente tuvieron que sudar para ganar el “pan de cada día”?
Por eso, los campesinos y campesinas, obreras y obreros sandinistas estamos orgullosos de tener a Augusto C. Sandino como nuestro ejemplo e inspiración. Al mismo tiempo estamos avergonzados por el comportamiento de la cúpula del Frente Sandinista actual.

El “humilde artesano” sigue dándonos esperanza y dignidad. ¡Viva Sandino!

*Grupo de Solidaridad-Arenal (Grudesa)
grudesa@hotmail.com