Adrián Uriarte
  •  |
  •  |

Cuando apenas arranca la campaña interna del Frente Sandinista para ver quién será el próximo candidato oficial de este partido en las próximas elecciones municipales, el actual vicealcalde de Managua, Alexis Argüello, --quien ha decidido renunciar a su cargo para correr como precandidato a Alcalde--, no ha sabido hacer un buen Marketing Político,  explotando su máximo recurso como figura pública: ser el único tricampeón mundial que ha tenido Nicaragua, hecho que le permitió ser el primer nicaragüense en entrar al Salón de la Fama del Boxeo Internacional. Por el contrario, en estos momentos su estrategia de Marketing Político se ha centrado  en descalificar a los otros aspirantes y decir que es el ungido del presidente de la república, Daniel Ortega Saavedra, para ocupar la silla edilicia. Esto supone que “El Caballero del Ring” todavía no se ha dado cuenta que la razón por la que este partido lo llevó como fórmula del actual alcalde es precisamente porque  representa una gloria en el deporte nacional e internacional y no por su militancia partidaria.

Argüello, en su ambición por alcanzar este objetivo,   pretende proyectar su imagen como un político experimentado, cuando en las filas del FSLN es, quizás, el más novato dentro de este juego. Alexis insiste en venderse como un político acaudillado más,  en vez de perfilarse  como un precandidato diferente que inspire esperanza a la juventud a través del deporte. La máxima gloria del boxeo debe estar claro que la percepción más positiva que tiene como figura pública son precisamente sus cifras en esta disciplina deportiva. Esta percepción positiva se puede sondear rápidamente en las paradas de buses, en las barberías y en los distintos kioscos comerciales, cuando la gente habla más de las peleas del tricampeón que de su gestión como vicealcalde. Es decir, la imagen de Argüello sigue estando asociada más al deporte que a la política. De tal manera, que si “El Caballero del Ring” piensa seriamente en mejorar su Marketing Político en este primer round, debe capitalizar su ventaja competitiva frente a los otros  aspirantes a la comuna.
En ese sentido, el aspirante a alcalde debe reeditar su estrategia de Marketing Político, de la campaña municipal anterior. Cabe recordar que esta estrategia de Marketing  Político estuvo centrada en las excelentes relaciones con la crónica deportiva, teniendo como eje de campaña la figura de Alexis como tricampeón. A pesar de que esta estrategia se está queriendo reeditar, ya  no tiene la misma fuerza. Hasta el momento los únicos llaneros solitarios que se esfuerzan en levantarle el perfil al flaco explosivo son los destacados cronistas deportivos Enrique Armas y Levy Luna, en los programas Domingo Deportivo y Ocho Deportivo, trasmitiendo, desde luego,  los encuentros victoriosos de Argüello.

Ojalá que Alexis Argüello, cuando apenas inicia esta precampaña municipal, rediseñe su estrategia de Marketing Político mostrando su fortaleza  que sin duda alguna ha sido y seguirá siendo su mayor carta de presentación. Pero si el flaco explosivo sigue mostrando dudas sobre cuál es su verdadera figura pública  sería interesante que se sometiera a una Auditoría de Imagen, como método efectivo para recoger la mayor información posible y  a partir de esa manera información rediseñar  su estrategia de Marketing Político. Cabe recordar que este método tiene como propósito saber, con cierta precisión, cómo nos perciben los demás.

El autor es Comunicador Social con énfasis en Relaciones Públicas y Responsable de Prensa de UCC.