Lic. Carlos Ajax Fonseca Ramos
  •  |
  •  |

Con este artículo no pretendo atacar a los mormones, sólo que parece interesante la temática que les envuelve. El año pasado, cuando escribí “El buen ladrón” (23-08-06/END) me refería a un personaje, cuyo nombre de pila es Omar. A Omar lo visitaban en aquel entonces dos mormonas de Guatemala, y haciendo la amistad con ellas --yo como católico celoso de que me le metieran ideas al ladrón--, y ellas con su libro del mormón, buscando como convertir al renco, cosa que ni la Policía de León ha logrado a cabalidad. Yo debatía contra su libro de historias medio vikingas; y mi amigo – que al final sólo buscaba con ellas comida gratis y una aventura sexual– decía que sí a lo que le sugirieran.

Actualmente BIG LOVE impresionó, es la nueva serie de HBO; nominada a un globo de oro. Nos muestra a Bill Henrickson (Bill Paxton), un polígamo fundamentalista moderno que enfrenta una serie de situaciones, contemplando su matrimonio con tres mujeres: Barb (Jeanne Tripplehorn), Margene (Ginnifer Goodwin) y Nicki (Chloe Sevigny).  Me ha llamado la atención que estas cosas se den en el mundo occidental actual, más cuando la serie describe la dudosa proveniencia de la plata que mantiene esta especie de clanes religiosos.

Como la serie estaba empezada, no toco más que seguir el hilo, donde por esas revueltas y choques de poder de la trama, Bill está ante un oficial de Policía que lo discrimina como mormón y polígamo; preguntándole ¿cuál es su religión? Diciendo ella: “No te incumbe”; haciendo (él) un rostro, de ¿idiay? “Mormón”, me medité. Hasta ese momento no había captado nada, más que las vestimentas conservadoras de sus esposas, hasta parecía normal que se turnaran dos noches cada una para estar con él. Una casa grande de tres apartamentos para cada esposa y los hijos, en un elegante suburbio.

Barb, primer esposa, la madura y mayor, educada académicamente y amante a ciegas de su esposo; Margene, la menor de las esposas, el juego salvaje del sexo, la juventud y la poca reflexión de los problemas, brindando Bill, paz y recreación; y por último, Nicki, la más conservadora de todas, recatada y fiel creyente de la palabra. Vemos cómo Bill le da un trato distinto a cada una y a la vez no se guardan secretos entre ellos. Barb demanda más tiempo, Nicki se queja de que Margene haga actos de pornografía que cansan al esposo, y Margene piensa que Nicki limita su placer, por no querer siquiera recibir sexo oral.

Se dice que los Mormones nacen en el ambiente protestante de Estados Unidos en el siglo XIX. Su  fundador es José Smith. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, nace el 6 de abril de 1830, en fállete, New York. Se cuenta que Smith –aparentemente- recibió una revelación, de donde se suscita el libro mormón, que es como un -supuesto- testamento más. En 1931 la sede se traslada a Kirtland. En 1935, Smith escribe su libro Doctrinas y Cláusulas donde recoge sus “Revelaciones”, en materia de organización de la secta. La doctrina se desarrolla a partir de cuatro libros básicos: La Biblia, El Libro del Mormón, La Doctrina y Asambleas (1842). El contenido de estos escritos queda libre a interpretación de los apóstoles de la secta. Ya a comienzos de 1840 Smith había asumido poderes de monarca; pero no fue hasta 1843, en Nauwoo, Illinois, cuando Smith tuvo una revelación sobre la poligamia.

Llegó a tener unas 46 esposas. En 1844, cuando se postula para presidente de Estados Unidos, fue apresado acusado por adulterios públicos, lo que le llevó a la cárcel junto a su hermano. Las turbas asaltaron la cárcel y le asesinaron, el 27 de junio del mismo año. Un tal Young asumió el control y en agosto de 1852 adoptó de forma pública la doctrina de la poligamia. Entre 1857 – 1858 el Gobierno Federal  envió un ejército a Utha, donde estuvo cerca de formarse una masacre; forzando a los mormones a obedecer las leyes contra la poligamia. Se calcula que Young se casó 27 veces, dejando unas 17 viudas y 57 hijos.

El hecho es que estas sectas circulan por todos lados tranquilos, y ni se les conocen, ni se sabe de dónde proviene toda la plata que les mantiene. En la serie de TV se maneja que actúan como una especie de mafia religiosa, apoderándose e incrustándose en el negocio de apuesta y trata de personas. Por lo que le recomiendo indagar sobre esta serie de HBO, que sin dudas le cautivará y desnudará otra cara del pueblo querido de Estados Unidos, la tierra de los sueños.