•  |
  •  |
  • AP

La victoria de Barack Obama en las primarias demócratas dejó bien en claro que, si bien el racismo no ha desaparecido totalmente, no es tan intenso como en el pasado.

Los jóvenes de hoy crecieron idolatrando a figuras como la animadora Oprah Winfrey y el basquetbolista Michael Jordan, dos personas de raza negra que son sinónimo del éxito y la superación. Y es probable que tengan muchos más amigos de otras razas que sus mayores, según estudios.

Por ello no extraña que los jóvenes hayan sido el sector más proclive a promover la llegada de un candidato negro a la presidencia.

Encuestas a boca de urna realizadas por la AP revelan que un cambio de actitudes ayudó a Obama a lograr la nominación presidencial. Un 56% de los demócratas menores de 30 años votó por Obama. El apoyo al candidato negro decreció a medida que aumentaba la edad y tan solo el 30% de las personas mayores de 65 años apoyaron al senador de Illinois.

Muchos jóvenes afirman que una formación amplia hace más atractivo a un candidato.

''No nos conformamos con ser tolerantes de otras razas; aceptamos nuestras diferencias e incorporamos sus ideas'', declaró Alisha Thomas Morgan, una legisladora estatal de 29 años de Georgia, de raza negra. ''Todos sabemos que todavía hay racismo. Pero creo que los jóvenes están mucho más dispuestos a dejarlo atrás''.

También están más acostumbrados a ver gente de otras razas en posiciones altas. El país, por ejemplo, ha tenido un secretario de estado negro los últimos siete años.

''No digo que sea algo totalmente aceptado, pero no es algo que nos llame la atención'', señaló Tobin Van Ostern, estudiante de la George Washington University que colabora con la campaña de Obama.

Van Ostern, quien es blanco, dice que comprende por qué el triunfo de Obama es histórico.

''Es una victoria que refleja la dirección en que avanza el país'', manifestó. ''En muchos sentidos, presenta una nueva imagen del país ante el mundo, y no solo por el color de su piel''.

Durante las primarias se propagó la imagen de que muchos jóvenes un tanto elitistas apoyaban a Obama porque era una moda.

Es tal vez cierto que el hecho de que fuese negro puede haber resultado atractivo para muchos votantes. ''Pero yo hubiese votado por él incluso si hubiese sido blanco o lo que fuere. El que fuese negro resultó un atractivo adicional'', dijo Morgan.

Patricia Turner, profesora de estudios afro-estadounidenses de la Universidad de California, opina que la raza de Obama fue tan solo uno de varios elementos que entusiasman a los jóvenes.

''Su identidad étnica, compleja y sofisticada, llama la atención de los jóvenes'', dijo Turner, quien es negra. ''Cuando ellos dicen 'nosotros', el término abarca a Obama''.

Obama es hijo de padre negro, keniano, y de madre blanca, estadounidense. Pese a su origen humilde, se graduó en Harvard.

Las encuestas, no obstante, indican que los hispanos, incluidos los jóvenes, votaron mayormente por Clinton.

Hay quienes creen que a Obama puede haberlo beneficiado su comportamiento extremadamente educado, que no refleja el estereotipo del negro.

''Una persona que habla como los negros, hace hincapié constantemente en su identidad racial y le gusta hacer olas puede ser considerada un negro 'verdadero', mientras que un abogado educado en Harvard, que no parece representar una amenaza, es una persona como cualquier otra, solo que de raza negra'', comentó Young Han, un estudiante de ascendencia coreana de 25 años.

Para Turner, de 52 años, el que muchos de los jóvenes de hoy no tengan conocimiento de episodios claves de la batalla contra la segregación racial, incluido el asesinato de Martin Luther King, puede ser visto como un reflejo de los progresos de los últimos años.

''Hubo momentos en la campaña de Obama en los que pensé 'ojalá mi padre pudiese ver esto', 'ojalá mi madre estuviese aquí', viendo cómo (Obama) salía adelante'', expresó Turner, cuyos padres han muerto.

''Se hubieran sentido orgullosos''.