Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Sin dudar un ápice del compromiso de Doña Dora pienso que su huelga es innecesaria. También sé que su huelga vende. También sé que emocionó más encontrarme a la mucha de Rocknica ecológico, trabajando y concientizando a la población en los semáforos de Larreynaga, que pasar por Metrocentro a ver aquel show, al estilo del famoso spot de la mosca. Reitero, no dudo de Doña Dora, pero sólo estoy siendo sincero; no obvio el pasado ni la trayectoria histórica de la comandante, pero esta vida pasa bien rápida como para pensarle mucho.

También sé que tengo derecho a opinar y escoger, igual que cualquiera. Ella, ellos, aquellos y yo sabemos desde hace rato cómo viene la cosa, se Negocella, y brincan los que menos poder tienen; y que si tuviesen poder no estarían brincando, más que para pedir más poder; porque el poder mueve; igual recordemos que son políticos peleándose por administrar centavos del pueblo, y Santo sólo uno.

Mejor yo sigo con mi cuento chino de la propulsión y agilización pragmática del flujo monetario estatal-empresarial hacia su respectiva redirección, en el sentido más sentido de la población; tomando en cuenta lo podrido del Sistema mundial; igual el dinero sigue siendo el dinero.

Tamos claro que ni soy comandante, ni soy banquero, ni tampoco general, ni líder de las ONG´s, ni líder de sociedad civil, ni nada. Es decir, que en mi opinión las actitudes políticas de ciertos partidos han sido las más incorrectas.

Llámese pacto, re pacto, re contra pacto, ultra pacto, semi pacto, dictadura bicéfala o lo que sea, igual las fuerzas políticas tienen el Hemiciclo para negociar la aprobación o desaprobación de leyes. Cuando un partido pequeño tiene una obsesión contra un partido o persona por cuestiones a veces personales e históricas (Resentimientos/ Gobierno de Unidad y Reconciliación/ OJO), lo único que se saca es un conflicto de intereses cuyo perdedor es el que ya sabemos.


Ahora, analizando metafóricamente: si un perrito está jodiendo a dos grandes, pues tarde o temprano lo van a morder; en vez de volverse éste --plan táctico-- amigo de los grandes, para así cuando más grandes de otro barrio le amenacen, estos otros aliados le protejan. Qué sé yo, alianzas tácticas y otras estratégicas. Porque Santo sólo uno.

Deseo de corazón que no le pase nada a Doña Dora, pero igual sé que es su derecho y que no le podemos poner una pistola para que no siga ese martirio a su edad.

Lo más que le puedo decir desde este escrito es: http://www.youtube.com/watch?v=J8Ez3DI-mYk.

Nota: Si me pongo en “El plan” (Macho farándula) como joven de lucha contra el sistema podrido, escogería morir bebiendo guaro, con un grupito de amigos luchadores auto llamado “Resistencia alcohólica”, tipo vamos a beber hasta morir si no se compone la cosa, qué cosas. ¡Qué sarcasmo veda!; Sorry. Dora aborte misión.


ocioversatil@gmail.com