Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Los héroes tienden a convertirse en iconos, en imágenes, canciones y poemas, y se van perdiendo el sentido de lo que pensaron, lo que fueron y lo que actuaron.

Carlos Fonseca Amador es quizás el conocido más desconocido de Nicaragua. Su obra fue divulgada más en los años ochenta, pero que ha venido poco a poco enterrándose al paso del tiempo.

En éste su cumpleaños, hace falta recordar de que Carlos no sólo es el revolucionario que fundó el Frente Sandinista de Liberación Nacional, sino a mi entender y el de mucha gente más, uno de los grandes teóricos y aportadores de la revolución latinoamericana.

Si tomamos en cuenta que uno de los grandes retos hechos por Juan Carlos Mariategui, el gran pensador peruano, es que en América Latina hacía falta el parto doloroso, la lectura nacional de la revolución; Carlos Fonseca logró ese parto de la revolución en la Nicaragua de los años sesenta, y de ese parto nació su hijo: el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Leer y releer a Carlos Fonseca nos enseña muchísimas cosas, por ejemplo: “No se necesita mucha perspicacia para adivinar que el enemigo tratará de penetrar la organización, nuestras filas mismas, a través de personas que pueden hacerse pasar como sandinistas, para más adelante provocar escisiones mediante grupos de sandinistas “democráticos”. 1.

Profundo conocedor de las realidades de su pueblo, un día de tantos me preguntó: ¿Has cometido versos? ¿yo? No ¿Por qué me preguntás eso?
Este pueblo de poetas, productores y consumidores. Todo nicaragüense tomó un lápiz para buscar cómo hacer versos algún día. Al que le ha salido mal ha cometido verso.

Erudito y profundo sobre Nicaragua y sus valores, leyó y estudió a todos y cada uno de los intelectuales de su patria. Dariano como el que más expresó: “Por su lado los revolucionarios nicaragüenses pueden decirse que todavía no se han decidido por encontrar la médula patriótica y popular en la obra y vida de Darío”. 2.

Sandinólogo como él no hay más, conocedor hasta del último detalle de Sandino, de su epopeya, de su pensamiento y de sus ideales. Reivindicar su gesta e ideales es un aporte sustancial a entender Nicaragua y su revolución.

El nicaragüense más nicaragüense. Debo decir con orgullo que soy hijo de la generación formada por Carlos Fonseca, dedicado fundamentalmente a sembrar hombres, a sembrar conciencia a través de la cultura y la formación.

“No importa que muchas veces tal educación sea demasiado elemental. Lo más grave es que se den situaciones en que no exista ningún tipo de educación política. Esta educación contribuirá en mucho a salirle al paso con éxito a las maniobras divisionistas que no será extraño que el enemigo ponga en práctica”. 3.

Podríamos hacer prácticamente un tratado, pero estas reflexiones en el día de su nacimiento es para decirles: los invito a conocer a Carlos Fonseca, el desconocido más conocido de Nicaragua que dichosamente yo conocí.

José coronel Urtecho habló así:
Carlos Fonseca Amador fue para mí, como ha sido y será / Para todos, la aparición de la verdad/La verdad es que Carlos Fonseca Amador para nosotros es / La primera aparición de la verdad/La verdad de que Carlos Fonseca Amador es la primera / Aparición de la verdad para nosotros/La aparición para nosotros de la verdad de Diriangén, Andrés Castro, Zeledón en la verdad de Carlos Fonseca / Amador
La verdad de Sandino en la de Carlos Fonseca Amador/En la primera aparición para nosotros de la verdad de Carlos / Fonseca Amador/En la verdad de Carlos Fonseca Amador/En la que, al fin, por primera vez es realidad para / Nosotros.4.

…Pero no quiero hacer una abstracción de la persona y figura / De Carlos Fonseca
Estoy más bien tratando de dar la idea de la impresión que me / Hizo a mí, como también, en lo posible, de la impresión / La impresión que de él tuve la vez que lo vi, que lo oí hablar / más de dos horas en la casa de habitación de un chino / de Managua, padre de un joven profesional relacionado con el Frente. Citas 1,2 y 3, son una síntesis de algunos problemas actuales. 3 de noviembre de 1975.


*Diputado ante el Parlacén
suarezp@ibw.com.ni