Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Según el Informe de Gestión – 2001 de la Superintendencia de Bancos, a esa fecha existían las siguientes instituciones financieras suspendidas, intervenidas o en liquidación, a saber: BANCO DEL SUR, BANCO DE CRÉDITO POPULAR, INTERBANK, BANCO DEL CAFÉ, BAMER y BANIC; mismas que ocasionarían al Estado de Nicaragua un déficit hasta por la suma de C$ 5,912,942,000.00, los que desglosan de la siguiente manera: BANCO DEL SUR: C$ 53,940,782; BANCAFÉ: C$ 906,629,620; BAMER: C$ 635,713,366; INTERBANK: C$ 3,605,115,943; BANIC: C$ 1,078,554,271.

El veintidós de noviembre del año dos mil, el entonces presidente de la República, Arnoldo Alemán, suscribe el Acuerdo Presidencial No. 529-2000, publicado en La Gaceta, Diario Oficial No. 224 del veinticuatro de noviembre del año dos mil, donde se dan a conocer medidas extremas de cesión y/o endosos al Banco Central de Nicaragua de las acreedurías correspondientes a la cartera del Grupo CONAGRA del Interbank, al mismo tiempo, se ratificó la actuación del Ministerio de Hacienda y Crédito Público y Banco Central de Nicaragua en el caso del INTERBANK y, en consecuencia, se instruyó al MHCP emitir garantías del Estado a favor del BCN.

Los CENI´s fueron autorizados con ánimo de consolidar la confiabilidad del sistema financiero nacional, fortalecer la cultura del ahorro y garantizar a los depositantes una correcta administración de los recursos que estos manejan en los bancos quebrados. Se constituyeron, pues, como coadyuvantes de la reactivación económica del país.

Posteriormente, durante el año dos mil dos, Enrique Bolaños, firma el Acuerdo Presidencial No. 479-2002, publicado en La Gaceta, Diario Oficial No. 190 del ocho de octubre del año dos mil dos, en el que se ratificó la intervención y liquidación del BANIC y BAMER; ordenó al BCN actuar como agente financiero del Gobierno y asumir las obligaciones existente a la fecha. Además ordenó al BCN emitir CENI´s por cuenta y cargo del Gobierno para cubrir la brecha entre los pasivos y activos asumidos por los bancos adquirentes.

En el mismo acuerdo presidencial facultaban al MHCP a suscribir con el BCN un convenio interinstitucional, en el cual el Estado asumía pagar al BCN saldos deudores, estableciéndose consecuentemente procedimientos de pagos y liquidación de los activos.

Así, el veintiuno de noviembre del año dos mil dos, el Convenio Interinstitucional del MHCP y BCN materializa lo establecido en el segundo acuerdo presidencial, formulando el Consejo Directivo resoluciones en las cuales el BCN otorgaba línea de crédito con respaldo de los fondos fiscales depositados en esa misma entidad para garantizar los depósitos del público; se emitieron nuevos CENI´s para continuar cubriendo el diferencial previsto y se respaldó al BCN con garantía del Estado para cubrir montos que éste no logra recuperar de la asistencia financiera otorgada y de otros costos incurridos, mediante cartera cedida.

Todo lo anterior es ratificado legalmente por la Asamblea Nacional al incluirse en la Ley del Presupuesto General de la República, al transformarse en deuda pública. De otro lado, el actual gobierno por medio del BCN legitima existencia jurídica de los CENI´s al renegociar con el BANPRO el pago de los mismos.

Las quiebras bancarias son las causantes del colapso económico que se suscitaron entre el año 1999 al 2002; en consecuencia, las actuaciones de los gobernantes de turno al emitir CENI´s, fuera certera en tanto en cuanto se asumió el compromiso existente entre los bancos adquirentes y el Gobierno. No queda más que expresar que toda deuda, cualquier sea su origen, debe honrarse.

camilo@lawyer.com