•  |
  •  |

Horas de la madrugada, escucho disparos de fusil, me levanto rápidamente y busco a mi lado el fusil de asalto AKMS que me acompaña desde hace años, ordeno a “Panza”, el chavalo del SMP originario del barrio La Nicarao y uno de los mejores radio-operadores de mi grupo, que encienda el receptor para ubicar y conocer con qué grupo de contras nos enfrentamos; imposible, no encuentro nada.

Termino de despertar y me doy cuenta que no es 1987, que no estoy en ningún lugar montañoso del norte de Nicaragua, sino en Managua, en el Reparto Shick. Supongo que similar a lo que ha pasado en otros días y que se ha vuelto una constante, miembros de la Policía Nacional realizan disparos para dispersar a jóvenes que con armas de fuego pretenden iniciar otro enfrentamiento por rivalidades malditas; vuelvo a dormir, quizás mañana me dé cuenta que otra víctima inocente murió sin tener que ver nada con las vendettas de estos jóvenes.

Trato de dormir nuevamente y vienen los recuerdos de los últimos sucesos; tan solo cuatro días antes, el 11 de octubre en horas de la noche y frente a su casa de habitación balas asesinas dieron muerte a un ex oficial de Policía en el barrio “Enrique Gutiérrez” (Shick 4ta Etapa)http://www.elnuevodiario.com.ni/sucesos/116543. El día martes 27.09., en horas de la noche a escasos cien metros de una unidad móvil de la Policía Nacional (Bo 30 de Mayo),varios sujetos armados a bordo de un vehículo y una moto  perseguían y dieron alcance a otros dos tipos que se movilizaban en una motocicleta a quienes pistola en mano los despojaron del vehículo.

Ese día minutos después a poco más de cien metros de la Subestación de Policía (Shick Primera Etapa)varios elementos armados emboscaron a un joven que conducía un vehículo -acompañado de un pequeño niño- y al mejor estilo del sicariato mejicano dispararon contra su humanidad y le dieron muerte; alrededor de quince impactos de bala en el vehículo contabilizó la población http://www.elnuevodiario.com.ni/sucesos/115256.El lunes 26 de septiembre en horas de la mañana cuatro jóvenes cargaban de las extremidades a un hombre al parecer herido mortalmente a escasas dos cuadras de la misma Subestación de Policía (Shick  Primera Etapa) y desesperadamente trataban de llegar a un hospital. Me duermo pensando que no estoy en México, Guatemala, Honduras o en Colombia, donde la Policía es corrupta e incompetente.

Horas después los comentarios entre vecinos acerca de los disparos de la madrugada, al parecer esta vez nadie murió. Y nos preguntamos ¿dónde está el compromiso de la Policía Nacional en brindar la seguridad que estamos obligados a recibir en nuestros lugares de residencia? Si bien hemos visto en algunos casos acciones tendientes a mejorar la seguridad éstas son efímeramente desarrolladas y cortoplacistas.

La verdad es que la Policía se queja que los índices delictivos se incrementan ante la negativa de la ciudadanía de interponer denuncias contra los delincuentes y la ciudadanía argumenta temor por represalias en su contra si lo hace.

En muchos barrios el miedo consume a sus pobladores, la gente deja pasar todo lo que sucede y los delitos se incrementan hasta que nos volvemos comunidades fallidas como había ocurrido con el barrio Jorge Dimitrov.

Sigo pensando que una de las soluciones pasa por poner a la Policía en las calles, pero no como comúnmente lo hacen, que se agrupan en un sector determinado y no se mueven de allí creyendo que basta con su presencia; sino movilizándolos en patrullajes a pie por los sectores más vulnerables de cada uno de nuestros barrios y mantenerlos permanentemente mientras no desarticulen los focos delincuenciales en cada uno de esos sectores.

Allí está la brigada antimotines que debe estar “sarrosa” porque desde 2007 no se le utiliza, fue común en los gobiernos neoliberales verla en acción reprimiendo las protestas sociales de la población, que se haga uso de esas tropas si la Policía en los distritos de Managua se siente rebasada e impedida de lograr avances significativos en la reducción de la delincuencia en nuestros barrios, que se articule un Plan de Acción Permanente de Patrullaje a pie,

¿acaso es necesario que viajen a bordo de vehículos y se gaste combustible? que caminen que eso les ayuda, pero que al menos se haga algo por mejorar y se cumpla el eslogan de que tenemos una de las mejores policías del mundo y el país con mayor índice de seguridad ciudadana de América.