•  |
  •  |

La naturaleza nuevamente nos está afectando. Toda la región centroamericana ha sufrido días continuos de incesantes lluvias que han causado mucho daño a su infraestructura pero por sobre todo a su población. En nuestro país mucha gente ha sido damnificada y desplazada por el anegamiento de sus lugares de habitación, por las inundaciones de ríos y la incomunicación al cortarse las vías de transporte en fin hemos sido testigos de las constantes operaciones realizadas por el Ejército, Defensa Civil, otros órganos del Estado y comunidad para socorrer, auxiliar y proteger a quienes han sido afectados.

El día 17-10, Daniel declaró Estado de Desastre en todo el Territorio Nacional con lo que se persigue no solo canalizar la ayuda humanitaria sino también mejorar la articulación de todo el Estado para enfrentar de manera más eficiente esta emergencia nacional. Esa armonía entre los órganos del Gobierno Central y de los municipios a fin de coadyuvar a remediar los efectos negativos producidos por las lluvias, la realización de acciones dirigidas a la rehabilitación de los servicios básicos a la población y las tareas de reconstrucción; y la inmediatarehabilitación y reconstrucción de los daños ocurridos en el territorio nacional son las directrices fundamentales a las que estamos llamados todos los ciudadanos que gracias a Dios no hemos sido afectados.

133,858 personas han sido perjudicadas seriamente y650 mil viviendas/familias han sido visitadas en 15 días para combatir el dengue, el H1N1, la leptopirosis  y otras enfermedades propias de esta afectación. Las labores de atención, prevención y mitigación son las tareas fundamentales del sandinismo en estos momentos y sabiamente Daniel se ha enfocado en la urgencia primordial que lo constituye la emergencia nacional y la vida de los nicaragüenses.

Ese elemento tan propio del nicaragüense y del sandinismo principalmente como lo es solidaridad, que persigue el bien común por sobre todo,es lo que está permitiendo velar por asuntos tan importantes. Estamos seguro que ningún partido político de oposición que en la actualidad mantienen activo su engranaje partidario motivado por la contienda electoral dispondrá a su gente a trabajar en solidaridad con nuestros conciudadanos afectados por las lluvias, por el contrario siguen dedicados en cuerpo y alma al proselitismo político creyendo tener una ventaja porque los sandinistas hemos dejado a un lado la campaña electoral y nos enfrascamos en esta nueva tarea en beneficio de nuestra gente.