•  |
  •  |

La historia de Nicaragua ha sido en el pasado de una convivencia violenta donde el  factor común eran las guerras civiles, los golpes de Estado, las revueltas etc.,  ocasionadas por los caudillos de ese entonces, así se resolvían los problemas políticos  en nuestro país dejando una secuela de muertos y una nación dividida y polarizada. No  había justicia, no había tolerancia, no había equidad, ni mucho menos había democracia  para todos.

Cuando nuestro pueblo se lanzó a las calles a defender la paz y la justicia en contra de  un tirano llamado Somoza, logrando el triunfo;  se pensó que nunca más íbamos a  volver al pasado oprobioso del terror de los crímenes y asesinatos de la noche oscura de  tiranía somocista.

Pero hoy surge un clon del somocismo llamado Ortega y sus lacayos volviendo a  atormentar a nuestro pueblo sufrido sometiéndolo a humillaciones, represiones,  chantajes, intimidaciones, amenazas, a presiones laborales, presiones económicas,  políticas, religiosas, etc..

Somoza nos cerró las puertas por las vías democráticas y el pueblo no tuvo otra opción  que irse a la lucha armada contra el tirano, hoy estamos en una situación parecida ya  que las puertas de la democracia están a punto de cerrarse y al pueblo solo le queda un  último respiro que es el sufragio universal del voto; porque la intención de Ortega era en  un principio de que no hubiesen  elecciones pero no lo logró, quería hacer unas elecciones al estilo Kupia Kumi somocista donde Ortega y Alemán se despacharan  hermoso pero le salió el tiro por la culata porque no contaban con un  Fabio Gadea que  muy inteligentemente logró unir a todo el liberalismo y el sandinismo verdadero  antiorteguista hacia la Alianza PLI el cual se perfila como un candidato ganador  quebrándoles el pacto Ortega-Alemán lo cual ya es una victoria para el pueblo nicaragüense.

La única arma con que cuenta el pueblo para derribar a la dictadura de Ortega es a través del  voto masivo y sería por primera vez en la historia de Nicaragua que se derriba a un  dictador y a un caudillo a través del voto masivo, se presenta una gran oportunidad y  vital para terminar de  una vez y para siempre con el orteguismo con la gran revolución del voto, el pueblo tiene  esta oportunidad de depositar su voto en cascada el día 6 de  noviembre, que vaya sin miedo, sin temor, el voto es secreto y nadie se dará cuenta más  que usted por quien votó, ellos nunca se darán cuenta por quién votó, jamás podrán controlar la conciencia del pueblo.  

Si fuisteis amenazado, si participaste obligado en simulacros, si te han intimidado, si te  han obligado a marchar, si te han humillado, si te han quitado tus derechos, pues el día  de las votaciones tendrás la gran oportunidad de hacer historia en Nicaragua  depositando tu voto en contra del pacto y serás parte  de la historia de este país que  participaste en la gran revolución del voto contra la tiranía orteguista. Quiero terminar con una estrofa de Rubén Darío: “Pueblo vibrante, fuerte, apasionado, altivo; pueblo  que tiene la conciencia de ser vivo y que reuniendo sus energías en haz portentoso, a la  patria vigoroso demuestra que puede bravamente presentar en su diestra el acero de  guerra o el olivo de  paz”.