•  |
  •  |

De mi diccionario Larousse he tomado la palabra voto: parecer que da a las personas autorizadas para ello, en una reunión, elección, etc., etc. Y la palabra útil: que puede servir. Y de ambas definiciones saco en conclusión, que mi voto para que pueda servir debe ser bien utilizado.

De mi libro El Estado de Derecho, he subrayado algunas líneas y las comparto con mis lectores:

“Un aspecto básico de la formulación del derecho en una democracia consiste en la posibilidad de cualquier ciudadano de participar en las elecciones como elector o elegible, para la representación política. El ciudadano aislado no puede luchar contra los medios económicos que se despliegan en una campaña electoral…quienes no participan, estarían al margen del derecho, o solo entran en él como objeto”. (El Estado de Derecho: la participación y el derecho Juan Antonio Martínez Muñoz pág. 371)

Con lo anterior deseo dejar claramente establecido que no podemos eludir tan importante obligación, y la participación nuestra es más que una manifestación de nuestra voluntad, es una verdadera conquista irrenunciable de la democracia, ubicando en la soberanía de nuestro pueblo la fuente del derecho. Hay que votar¡
Después de haber leído más de treinta artículos de opinión en los que diferentes personalidades muestran su preferencia, creo que me he ganado el derecho a expresar la mía.

Veamos: Existen cinco candidatos oficialmente aceptados por el CSE, que representan a los partidos FSLN, PLC, PLI, APRE y ALN. De los procesos electorales nacionales de los últimos treinta y dos años de historia política, (cuatro en total) uno ha sido ganado por la Unión de Partidos Políticos (1990), DOS elecciones han sido ganadas por el PLC en Alianza, (1996,2001) y una por el FSLN (2006); lo cual me indica claramente que el PLC es un partido ganador de elecciones. No incluyo cuatro regionales. Tiene más posibilidad de ganar quien ya ha ganado el 50%. De esto no creo que haya objeción alguna. Es un partido muy bien organizado, con un buen tendido electoral, unas bases fuertes y solidarias capaces de defender ese voto que hoy desde mi óptica he llamado útil.

En cuanto a los candidatos, me permito razonar  mi preferencia y tendencia políticas:

Desde el mes de abril del año 1990 ocupó el cargo de alcalde de Managua, dejando dicho puesto para postularse a la Presidencia de la República en el año 1996.Demás está decir y ahí están las obras,-que por cierto una fue destruida (Fuente Musical)-Managua, se transformó en una capital atractiva, con obras de infraestructura, nuevas calles pavimentadas y adoquinadas, las rotondas, y los capitalinos disfrutamos de una ciudad ordenada. Haciéndose acreedor del mote de Rotoldo, por las rotondas que fueron construidas durante su administración. Ganó la Alcaldía compitiendo.

En 1996 compitió para Presidente y ganó con un alto porcentaje del voto nacional: 52%. Su administración mantuvo porcentaje de 4.78% de crecimiento económico sostenido, y en el año 2000 un magnífico 7.2%. Debido al auge de las construcciones de edificios públicos, hoteles, carreteras, escuelas, hospitales, caminos de todo tiempo, centros de salud, etc. etc., se convirtió en un presidente constructor haciendo lema de su gobierno: obras y no palabras.

La misma justicia que lo procesó en 2003 le encontró inocente, sobreseyéndole en el  año 2009. Igual hizo EU y Panamá, devolviéndole sus bienes.
Por tener el PLC enormes chances de volver a ganar y una fórmula presidencial de lujo mi voto será indefectiblemente  por cuarta vez: por el PLC.

Acastell46@yahoo.com