•  |
  •  |

Entre la tristeza y el asombro seguí las crónicas de los medios oficialistas que relataron como unos sujetos encapuchados, tatuados y con camisetas que los identificaban como “2.0” habían rayado unos buses.Un ciudadano que circulaba por el sector identificó al “muchacho Israel Lewites”, por lo que de inmediato procedió a informar a la policía.

Supongo que cuando dicen el “muchacho Israel Lewites” se refieren a mí. A mis treinta y tantos años se agradece que a uno lo vean jovencito. Desafortunadamente sospecho que el “testigo Masaya” nunca me ha visto, ni en foto, y por tanto no debo entusiasmarme demasiado.

Pero lo disparatado de este relato cruza la raya cuando se afirma desvergonzadamente:

“En los buses pusieron símbolos de graffities como 2.0” (El 19 Digital, lunes 17 de oct. de  2011) y sin reparos ponen la foto que presento a continuación:

¿Lee usted 2.0 en la parte posterior de este bus?
Estimados lectores, olviden lo que aprendieron en la escuela, el oficialismo nos regala un nuevo alfabeto. En este caso lo que parece decir “RAR 360 Der” en realidad dice“2.0”.

Esta historia es tan absurda que resulta ofensiva para el público nicaragüense. Básicamente los medios oficialistas nos dijeron que unos sujetos encapuchados, pero llevando camisetas distintivas, escribieron sobre dos buses una cosa queriendo decir otra. Yo fui reconocido (¿será por la voz?) y ahora tengo una acusación en la Estación 1 de la Policía. ¡Genial! ¿Reímos o lloramos?
Yo optaré por compartir mi hipótesis sobre lo que está ocurriendo: Hay confusión adentro de las filas del partido de gobierno.

El Frente Sandinista tiene contradicciones internas que no puede resolver. La identidad del partido se fundamenta en la gesta heroica de seres humanos excepcionales, pero el actuar diario del partido es bajo la más burda lógica convenenciera. Esta situación gradualmente va decepcionando a los idealistas y las lealtades se van basando cada vez másen el interés económico personal.

Estamos frente a un escandaloso aparataje que trata de ocultar vacíos, divisiones, decepciones, cansancios y la posibilidad de no ganar las próximas elecciones. Imaginemos por un instante la angustia de estos liderazgos que saben que de pronto todo puede venirse abajo como un castillo de naipes.

Por tanto, la aparición de un incipiente movimiento como Nicaragua 2.0 supone para el régimen algo verdaderamente incómodo: no estamos a la venta como la mayoría de la “oposición”, no tenemos cola que nos pisen, no tenemos escándalos, no tenemos financiamientos oscuros. Lo único con lo que contamos es con nuestra dignidad. Con el coraje de emprender una gesta pacifica buscando que en Nicaragua se haga lo correcto. Ningún ciudadano de este país, mucho menos un revolucionario, puede avalar que Roberto Rivas, funcionario público, goce de aviones,riquezas y mansiones mientras la gente sufre miseria. Sin embargo estas contradicciones el sandinista de a pie se las tiene que tragar.

Por eso cuando hemos llegado a los mercados a conversar con la gente lo que encontramos es afecto y complicidad, en especial en el sandinismo histórico. A mí me reconocen, y podemos platicar del comandante Israel Lewites Rodríguez, quien dio su vida luchando contra una dictadura. No buscando dinero, sino buscando un ideal. Gente como él todavía existe en Nicaragua.

¿Cómo puede un régimen luchar contra hombres y mujeres dignos? ¿Los asesina? Eso no funciona porque es como sembrar una semilla. ¿Los desprestigia? ¿Los intimida? Eso más bien afianza convicciones.

El Frente Sandinista enfrenta una crisis. Solo podrá superarla si abandona la insensatez que hoy lo gobierna. Si lo logra dejará de ser prepotente y opulento. Se refundará en la humildad y el servicio. Obviamente con menos gente, el esfuerzo y el sacrificio son menos atractivos que el poder y el dinero.

Por mi parte sigo hacia adelante. Veremos si me quieren meter preso, veremos qué otra locura inventan. Soy la tercera generación de una familia luchando contra los abusos del poder… ya tenemos experiencia.

*Ingeniero civil y ambiental.