•  |
  •  |

La totalidad de los políticos y de los nicaragüenses bien informados, están clarísimos que a como están las cosas, muy probablemente, el ganador de las próximas elecciones del 6 de noviembre será el actual presidente Daniel Ortega, y que todo el tinglado del teatro electoral está preparado para representar una de las tragicomedias de nuestra Historia, de unas elecciones cuyos resultados están ya anunciados. Todos los actores están preparados para jugar su papel en la obra.

Algunos políticos de la llamada oposición, han dicho reiteradamente que en las próximas elecciones del 6 de noviembre, van a “jugar bajo protesta”, porque aunque saben muy bien que van a perder, representan su papel en la obra, porque también saben, que perdiendo, ellos en lo personal saldrán beneficiados.

Por parte del Gobierno, al querer perpetuarse en el poder está siguiendo las atávicas tendencias de los conquistadores y caudillos de nuestra Historia. Y es así que en los casi 500 años de existencia de Nicaragua como entidad geopolítica (1523 al 2012), veremos, probablemente, muy pronto al actual presidente, Daniel Ortega Saavedra, convertirse en el gobernante de Nicaragua con más años, formal y oficialmente, al frente de los destinos del país: 20 años (1979 a 1990 y 2007 a 2017) , superando a : Pedrarias Dávila, 6 años (1525 a 1531); Don José Salvador,17 años ( 1794-1811); José Santos Zelaya,16 años (1893 a 1909); Anastasio Zomoza García,16 años (1937-1947,1951-1956  ); Luis Somoza Debayle, 7 años ( 1956-1963); y  Anastasio Somoza Debayle, 10 años (1967-1972,1974-1979).

Por otra parte, la llamada oposición, siguiendo también sus atávicas y viscerales tendencias de tener una parte del control del Estado Botín, para disfrutar de las cuotas de poder y beneficios económicos que les proporcionan las diputaciones y granjerías, forman parte gustosamente y “bajo protesta”, de la obra teatral y del circo electoral, totalmente a sabiendas que divididos (sacrificaron la Unidad que daría la victoria por sus mezquinos intereses), y con los actuales magistrados del CSE, van a perder las elecciones del 6 de noviembre, pero que ellos en lo personal obtendrán sus muy codiciadas diputaciones y curules. Y si no preguntémonos si no vemos en la “oposición” los mismos eternos  candidatos a la presidencia y a las diputaciones.

A los actuales líderes y caudillos eternos de la mal llamada oposición, no les importa realmente que el Art. 147 de la Constitución prohíba la candidatura del actual. Presidente, tampoco les importa que los Magistrados del CSE vayan, muy probablemente, a repetir lo que hicieron en las pasadas elecciones municipales, tampoco les importa que se viole constantemente la Constitución y las leyes. Nada, absolutamente nada les importa a los “dueños” de los partidos de “oposición”: juegan “bajo protesta”,  porque saben muy bien que ellos tendrán su parte del botín del Estado, sin importarles un bledo ni la democracia, ni el desarrollo de Nicaragua.

Parafraseando a Napoleón Bonaparte, diríamos que para los políticos nicaragüenses, sus diputaciones, granjerías, y futuras ambiciones, bien valen el representar la obra teatral del próximo 6 de noviembre.

*Ingeniero Industrial e Historiador