•  |
  •  |

Todo aquello que adormece o envilece la conciencia del pueblo estadounidense, haciéndolo cada vez más egoísta y codicioso, además de sentirse siempre superior a todos los otros pueblos de la Tierra, consolida el poder del complejo militar industrial norteamericano y, de hecho, ya ha logrado convertir al imperio estadounidense en el más criminal y genocida de la historia.

Por eso, para los gobiernos estadounidenses es imprescindible que al pueblo se le desinforme, se le mienta y se le engañe, por todos los medios posibles, sobre las acciones y motivaciones de su patria por la que, con frecuencia, se le pide ir a matar gente y a arriesgar la vida en países lejanos, cuyos nombres, muchas veces, nunca antes había ni siquiera oído mencionar y cuya gente no logra nunca comprender por qué debe matar.

Es por eso que, con una conciencia tan atormentada, muchos gringos enloquecen en el campo de batalla, se quitan su propia vida o se atacan de histéricas y diabólicas carcajadas como las de la Clinton cuando dijo: Vine, vi y murió, refiriéndose al tan cruel asesinato de Gadafi. Este desagradabilísimo episodio lo pudimos todos ver en una toma de antología que la CBS hizo off camera y que Walter Martínez nos mostró en Dossier el 24 de octubre, es decir, tan solo uno o dos días después de haber ocurrido y ahora todos la pueden ver en Internet si antes, eso sí, se preparan una bacinica para vomitar ante tan asquerosas y diabólicas carcajadas de la Clinton que evidencian la pudrición y odio que se ha posesionado de su alma, suponiendo que la tiene.

No cabe duda de que, hoy en día, los Estados Unidos, que ya alcanzó la mayor pudrición ética y moral imaginable, es la Bestia Apocalíptica de que nos habla Juan en su libro de Revelaciones.

Estos son días de asco y de degradación humana comparables únicamente con los días de la Solución Final de Hitler contra los judíos, atrocidad ya superada por los gobiernos gringos, empeñados en consolidar su imperio planetario mediante el satánico objetivo de Full Spectrum Dominante que, de mantenerse igual por unos años más, terminará con la mayor parte de la vida en la Madre Tierra, incluyendo la de la especie humana.

No menos asquerosos e hipócritas son los comportamientos del Reino Unido y de Francia, como también las reacciones de todas las derechas a lo largo y ancho de este mundo que, si tuvieran algo de vergüenza, deberían reconocer que han perdido toda autoridad moral para emitir juicios valorativos sobre los problemas que agobian hoy al mundo.

Y, finalmente, ya lo hemos dejado bien sentado en nuestra propuesta para la Reinvención de las Naciones Unidas, los tratados u organizaciones militares, como la OTAN, comprometidas con la guerra, para extender el área bajo el control de Estados Unidos y sus aliados, no tienen cabida en la categoría de legítimos acuerdos internacionales para la auto-defensa colectiva y, de hecho, constituyen una grave amenaza a la paz y la seguridad internacionales por ser tratados para la AGRESIÓN colectiva, el brazo armado del imperio.

Por lo tanto, para que algún día logremos tener paz, la OTAN deberá ser declarada “fuera de la ley” por resolución vinculante de la Asamblea General de las Naciones Unidas (renovada) con todas las consecuencias legales que eso conlleve para los Estados Miembros que rehúsen separarse de la OTAN, puesto que no es más que una organización guerrerista y genocida. Después de Libia no existe quien pueda honestamente dudarlo.

El desvergonzado y falto de toda legitimidad Consejo Nacional de Transición, que solo se prestó para que Estados Unidos y la OTAN convirtieran en añicos lo que Gadafi había transformado en el país social y económicamente más avanzado de África, con un sistema de salud pública y de educación general infinitamente superior a los de los petulantes y asesinos gringos, ahora está solicitando a la OTAN que permanezca en Libia hasta fin de año, pues allí aún reina el caos y, hasta la fecha, no han logrado formar gobierno. Ojalá que fuera el grupo de Al Qaeda que termine gobernando.

Eso no volverá a la vida a los más de 60,000 civiles libios asesinados por los EU, el Reino Unido y Francia con la OTAN, pero le dará su merecido a Estados Unidos el que, sabiendo todo el tiempo que eso podía suceder, optó por arriesgarse.