•  |
  •  |

En las recientes declaraciones que los obispos han dado a los medios de comunicación salen diciendo que exhortan a la población ha ejercer el derecho al sufragio universal y a participar de la esta fiesta cívica donde elegiremos al presidente de la República de Nicaragua, ese hombre que debe de ser honorable y respetable, los obispos como apóstoles haciendo uso de su  iluminación por la divina providencia se han tomado la molestia de dejar su quehacer pastoral y evanjelistico para inmiscuirse en política haciendo el perfil de un buen candidato.

- Se habla de un candidato o plan de gobierno que respete la Constitución Política y el Estado de Derecho y que estén al servicio del bien común, es decir quieren un candidato desde la óptica positivista donde las normas y las instituciones tengan el pleno control sobre la sociedad, donde dejan de existir personas como individuos sujetos de derechos para convertir en sociedades inertes que no sufran cambio donde la conciencia sea gobernada por el misticismo y miedo al cambio.

- Se habla de trabajo digno sin exclusión y programas de salud y educación, un trabajo digno visto desde la justicia social de la Iglesia, es decir que se debe de mantener la estratificación social el clero y la burguesía en la parte alta, y los pobres y proletarios al servicio del gran capital y las en empresas y familias que dan su contribución a la Iglesia, programas de educación donde no se dé información sobre salud sexual y reproductiva, no se hable de derechos humanos, ni de democracia representativa y participativa, un programa de salud donde no exista asistencia a mujeres en materia de salud sexual, se prohíba el uso de anticonceptivo y el condón.

- En las  consideraciones éticas no se debe votar por un candidato que esté a favor de derecho soberano que tiene las mujeres para decidir sobre su cuerpo, es decir no se debe de permitir que los médicos intervengan en casos de embarazos de  niñas fruto de abusos sexuales puesto que esto es obra de Dios como un castigo divino por estar manchada con el pecado original, mujeres donde sus vida corren riesgos de muerte como consecuencia  de embarazos ectópicos, cáncer y otras enfermedades terminales.

- No se debe votar por candidatos que reconozca que los derechos humanos son inherentes e inalienables, es decir ni se ganan ni se pierde, puesto que si se vota por un candidato que reconozca estos fundamentos se les restituiría los derechos que tiene las personas de la diversidad sexual al ejercer su sexualidad como ejercicio de su libertad, de vivir en libertad y ser tomados en cuenta en las políticas públicas con un enfoque transversal  de género donde no exista discriminación.

- Y algo muy importante conocer la vida de este candidato y las obras que ha hecho por nuestro país, es decir un candidato que en tiempos duro como la revolución no se prestó a este caos y ha esta transformación social es alguien que prefirió salir del país y vivir 13 años en el exilio como una muestra de valor y contribución a las paz del país.

Por todo esto el candidato de la Iglesia se llama Fabio Gadea Mantilla, un hombre con grandes valores morales y éticos fundamentados en la misoginia, la homofobia, las discriminación racial, una persona con gran espiritualidad y conciencia social que pretende cambiar a la Policía (órgano represivo y violento), por una Santa Inquisición que será la encargada de velar por el orden público ya que por medio de la purificación de las almas que se quemarán en hogueras públicas el país será bendecido por Dios, la Santísima Virgen María y toda la corte celestial de santos, beatos y mártires.

*Miembro del Movimiento Agentes de Cambio – Matagalpa