•  |
  •  |

Hambre 0, Usura 0, Plan Techo, Casitas para el pueblo, Calles para el pueblo, etcétera; son las regalías que el presidente Ortega le promete a sus fieles seguidores, a quienes los tilda de pobres en cada discurso que da en cadena nacional, en vez de establecer un plan económico profundo y no meramente asistencial para sacarlos de la pobreza.

La solidaridad que ofrece el presidente de la República a la población nicaragüense es prácticamente una ayudita, una caridad, un consuelo mal respaldado por un discurso rotundamente superfluo, una organización social oscuramente verticalista y autoritaria, una elocuencia llena de adjetivos populistas y de intolerancia con los partidos opositores, los indignados, los intelectuales y los críticos de la nueva etapa de su Revolución.

Esta vez los pobres, representados en este caso por un rico disfrazado de pobre, abanderado con un discurso socialista vacío, han “reelecto” al presidente en unas elecciones harto sombrías, donde la Unión Europea, IPADE, Hagamos Democracia y Ética y Transparencia, han catalogado los comicios como un proceso lleno de irregularidades, insuficiencias y poco pluralismo, según sus observaciones.

La estrategia de Ortega hasta ahora ha funcionado, no cabe duda, pero es una estrategia cortoplacista que no ofrece soluciones a largo plazo para la pobreza nicaragüense que el mandatario intenta redimir con limosnas malversadas ¿Pero por cuánto tiempo más será todo esto? Por ahora la oposición está dispersa, desorganizada y huérfana de liderazgo, pero poco a poco, la nación se irá dando cuenta que el sistema ofrecido por el partido de gobierno no es más que pura farándula, entremés y pantomima constitucional.

Todo esto acompañado por la complicidad del Consejo Supremo Electoral, viciado por su presidente, Roberto Rivas, otro rico ahora aliado con los dirigentes demagogos del nuevo FSLN, un FSLN que, sin lugar a dudas, ha traicionado los sueños, las aspiraciones y los principios de Carlos Fonseca, Leonel Rugama, Benjamín Zeledón y tantas otras figuras de la historia nacional que hoy utilizan como supuestas inspiraciones para seguir mirando al pueblo desde la cima de la montaña de dinero que han logrado amasar con la cooperación venezolana.

Para seguir sentados en la silla de oro que el poder les concede, esta agrupación disque-revolucionaria, está amarrada con la Iglesia Católica, la cual también está representada por otro rico más, en este caso el cardenal Miguel Obando y Bravo, quien desde el trono que le ha concedido la opulencia del prelado canónico, dirige sendos discursos religiosos que se contradicen con su aspecto en extremo conformista.

Para finalizar, el gobierno, en nombre de su religiosidad y su cristianismo desgastado, ha decidido tomar medidas extremas contra la sociedad civil, como por ejemplo, el caso de la siempre controversial penalización del aborto terapéutico; un tema que sigue cobrando vidas de jóvenes nicaragüenses, niñas y madres prematuras que no pueden asistir a clínicas abortistas por la negligencia del gobierno magenta.

No estaría mal recordarle a la pareja presidencial que en la hermana república de Cuba (la Cuba que ellos quieren, inútilmente, emular con su campaña patriotera), el aborto terapéutico está legalizado desde 1965, donde además, se promueve una campaña educativa para hacer más seguros los abortos voluntarios por medio de medicamentos especiales.

Mientras tanto, la primera dama, Rosario Murillo, celebra abiertamente el parto de una niña ultrajada de 12 años que subrayó hace unas semanas (antes de toda la bulla electoral), como “un milagro de Dios, un signo de victoria, un prodigio divino”, en el único país del mundo donde es posible hacer un espectáculo con la vida de una niña violada y luego utilizarla como cartel político.

Todo esto es algo espeluznante que sucede en nuestras narices y que debemos denunciar ante la comunidad internacional para que en Nicaragua, el país donde las niñas tienen niños y los pobres son alimentados con pobreza para mantenerse en la miseria, el gobierno no celebre más estos vejámenes ante las cámaras oficialistas sedientas de noticias rojinegras.

*grigsbyvergara@yahoo.com