•  |
  •  |

Recientemente se hicieron actividades masivas en ocasión del Día Mundial del Paciente con Diabetes Mellitus. Llamó mucho la atención la integración de la empresa privada con dinámicas muy novedosas, como la iluminación de edificios con colores azules. Aplausos merecidos. Como excelentes comerciantes anticipan resultados muy positivos: más de 600,000 afectados que consumirán servicios diversos. Desde un análisis de glicemia hasta una diálisis o una cirugía ocular, o una prótesis o un transplante renal.

Lógicamente no todos estarían en la capacidad de comprar atención. Un 10% que lo haga justifica cualquier proyecto rentable. Hablemos sí de otra problemática que podría vincularse en lo referente a causalidad: las adicciones. Quienes se involucraron a la campaña sanitaria mencionada podrían también aportar:

El tabaquismo
* El consumo de tabaco acabará con la vida de más de la mitad de sus consumidores.

* Uno de cada dos sufrirá alguna enfermedad ocasionada por el cigarrillo y le causará la muerte.

* Durante el siglo pasado 100 millones de personas murieron a causa del cigarrillo. De mantenerse la tendencia, al final del presente siglo llegarían a 1,000 millones.

* Según estadísticas, en 2004, 3 de cada 10 fallecidos (33%) a causa de esta adicción fueron niños expuestos al humo (fumadores pasivos).

* Más de 4,000 químicos contiene el humo del cigarrillo, de los cuales 250 son peligrosos para la salud y 50 son agentes cancerígenos.

* La nicotina es de 6 a 8 veces más adictiva que el alcohol y puede generar una dependencia más fuerte que la heroína.

* De 7 a 15 minutos de vida se pierden por cada cigarrillo fumado.

* El tabaco mata 3 veces más gente que el alcohol, el sida, las otras drogas, los accidentes de transito, los homicidios y los suicidios juntos.

* El 12% de las mujeres y el 48% de los hombres son fumadores, cifras que tienden a incrementar en las mujeres hasta en un 20% para el 2025 (absurda igualdad de género o de status, que aparentan poder).

Habiendo revisado al menos con un mínimo de atención los datos anteriormente mencionados nos preguntamos:
-¿Por qué se permite y considera legal esta forma de suicidio masivo?

-¿Son más importantes los intereses económicos de comerciantes inescrupulosos que deciden formas legales de matar?

-¿Es contra los derechos humanos prohibir que existan aquellos que se lucran matando?
Llama la atención que existen Centros de Rehabilitación contra las Adicciones que siguen considerando normal el consumo del cigarrillo, llegando al extremo de asignar “cuotas” de consumo del cigarrillo a quienes luchan contra adicciones por alcohol, marihuana, cocaína, crack, al considerarlo “mal menor” (de 3 a 4 cajetillas por mes es permitido, es decir: 80 cigarrillos/mes/3 por día). 1 día menos de vida cada 3 meses/ 4 días menos al año. Sus años  no serían de 365 días sino de 361 días. Increíble estrategia de “Recuperación” so pretexto de evitar el “Síndrome de Abstinencia”.

Sugiero a quienes regulan estos centros (públicos o privados) revisar los procedimientos normados. El Instituto contra las Adicciones, ICAD, debería revisar y aprobar el funcionamiento de las estrategias implementadas en cada centro.

No puede seguir haciéndose negocio con un mal que está arrastrando sobre todo a nuestros habitantes más jóvenes (recordemos que representan más del 60%).

Tod@s tenemos responsabilidad en esta tarea. Familias, empresas públicas y privadas, iglesia, comunidades, pero sobre todo, el Estado como entidad que tiene permitida y facultada la coerción/represión en casos donde deba llegarse a esos extremos.

La Ley de Casinos y Tragamonedas (sitios de promoción de estas conductas dañinas) ya se aprobó. Que no quede en papel, como todo lo social, casi siempre.

*Colaborador en procesos contra adicciones.
eddyzepeda07@yahoo.com.mx