•  |
  •  |

Nunca he visto una movilización tan importante de personas durante un proceso electoral. Autobuses, camionetas, carros...en fin; en todo medio posible, miles de personas eran  trasladadas de aquí para allá, unos a enfrentar a otros y, los más,  a rotondas y centros de reuniones. Empleados públicos y estudiantes cuidadosamente chequeados en su asistencia. Sobre estos últimos quiero expresarme.

Según cálculos de maestros, este año la calentura electoral arruinó 120 días de clases, sobre todo de alumnos de Secundaria. ¡Casi la mitad del Año Escolar! Este fenómeno ha sido visto sin la importancia que tiene. No soy anti nada; más bien soy pro todo, es decir, creo que todo se puede mejorar y, en este sentido, ojalá este escrito sirva a padres de familia, maestros y autoridades para   valorar su actitud.

Un maestro calculaba en casi la mitad de la población escolar de colegios públicos de Managua que “asistió” a “rotondear”. En términos numéricos, en esos días fueron “movilizados” cerca de 80.000 estudiantes y unos 2.000 maestros.

Las “cifras oficiales “indican que, el Costo Promedio Anual de un alumno de Secundaria está en US$ 250.00. Si un alumno perdió 120 días, perdió un poco menos que la mitad del Año Escolar. Ergo, por cada alumno el Estado malogró US$ 125.00. El total del abuso a esos jóvenes: 80.000 x US$ 125.00 = ¡US$ 10 millones!!

Además, 2.000 maestros no impartieron clases 4 meses calendario (2.000 x US$ 200 x 4= US$1.6 millones.)
¡En total, se abusó, a través del Sistema Educativo por unos US$ 11.6 Millones! ¡Dólares…! ¡Si fuéramos chilenos deberíamos multiplicarlo por siete!

Si usted adiciona el costo de buses, camiones, personal de la Seguridad y Control ¡Mi Dios Bendito! los Costos del Tiempo/ Estudio… y los Universitarios. Llegamos fácil a US$....? millones perdidos!!!...
Entonces, usted Padre de Familia… que experimentó el abuso que hicieron de su hijo al  hacerlo perder casi la mitad de su educación, sepa que usted es cómplice, o, al menos, abusado.

Plutarco el Gran Educador griego, en su obra “Sobre la Educación de sus Hijos” decía  algunas palabras que ahora adquieren un valor lacerante:

“Son dignos de  reprensión algunos padres que, después de confiar sus hijos a los pedagogos y maestros no son en absoluto testigos  oculares, ni oyentes de la enseñanza de éstos. Los padres deben examinar a sus hijos cada pocos días y no confiar ciegamente en un agogo asalariado”.

(Agogo: El esclavo que llevaba, traía al niño y le enseñaba. Nota del autor del  artículo). Y, ciertamente que los padres deben de vigilar la labor de los maestros.  En este proceso electoral vi, con gran tristeza, cómo maestras y maestros, mayormente directores y directoras, tuvieron una conducta totalmente impropia de un “Apóstol de la Educación” y  que abusaron de su liderazgo sagrado y ejemplificador.

Lo más grave: El resultado ético del “ejercicio” de Poder. Maestros amigos me aseguran que se perdieron no sólo miles de horas-clase, sino conceptos como  disciplina,  autoridad y rendimiento  escolar que pasaron de la autoridad escolar a los CPCs: Llegaba un CPC y, pasando por sobre la autoridad escolar, ordenaba cómo, a qué hora y dónde tenían que ir los miles de estudiantes. A  éstos se les dio viáticos, refrescos y promotores de música e, inclusive, licor. Y su record de asistencia y rendimiento no se afectó. Ya tienen su año aprobado ¡Chille quien chille!

Los más afectados van a ser los jóvenes que van a graduarse de Bachilleres…
Siempre se ha  hablado de la deficiencia de los jóvenes que llegan a las Universidades… ¿Cómo van a llegar ahora? Seguro que el CNU va a arreglarlo. Una mágica medida de este “académico” organismo  permitirá que la mediocridad tenga puerta abierta en las universidades. La UNA y la UNAN-León en vivo; Rectores Jefes de Campaña autorizarán que los jóvenes reciban el “Pase” e, incluso, recursos - premio para sentirse satisfechos. Lo veo y no lo creo... Mariano Fiallos... Perdónalos porque...¡Saben lo que hacen!

El Maestro Platón, en “La República” nos enseña: “….y  voy a hablar de lo más grande y más importante de todas las cosas: Se debe buscar para los hijos, unos maestros que sean irreprochables por su género de vida, irreprensibles en sus costumbres y los mejores por su experiencia, pues, la fuente de una conducta intachable es una buena educación.”

Queda, ahora, a cada Padre de Familia, medir y autoevaluar su proceder. Dios nos ayude a tener buenos maestros y Gobernantes, que debieran ser lo mismo. ¡Dios Mío!…¿por qué tardas?

*Maestro.