•  |
  •  |

Da mucho gusto conocer una rara avis, es decir a un tiquillo por fin despojado de máscaras hipócritas, un tiquirrio en su esencia, como lo es el Canciller de la Caperucita Roja, señor Enrique Castillo. El Canciller con veleidades de Führer, Castillín, sin ningún reparo ni vergüenza, ha exhibido la esencia ética de algunos pocos costarricenses, compuesta de neonazismo, expansionismo, xenofobia, guerrerismo, agresividad, voracidad territorial y geofagia destructora del medio ambiente.

Es una lástima que esta especie de pterodáctilo delirante (quique castillencis) se haya escapado de la isla de Jurassic Park y haya anidado en la Presidencia de Costa Risa, donde con sus desatinos expansionistas ha anulado hasta el propio mando de la Presidenta Laura Chinchilla, metiendo a la dizque pacífica nación istmeña (centroamericanos no son), en un  lío internacional de incalculables proporciones ecológicas.

Algunos politólogos costarricenses no han dejado de señalar que las riesgosas medidas tomadas por el Káiser de Costa Rica, señor Enrike Kastillo, en contra del ecosistema del Río San Juan para golpear geopolíticamente a Nicaragua, son parte de su estrategia personal para hacerse erigir en héroe de la patria y eventualmente, hacerse elegir, Presidente de esa republiqueta fascífica, inerme, inane  y narsotraficante (narcisista por traficante). ¿Espejito, espejito,  quién es la niña más pacífica del continente pese a tener fuerzas armadas disfrazadas de policiales hasta por 50,000 efectivos?

La agresión por parte del gobierno de Kastillo y Chinchilla en contra del ecosistema centroamericano, con el objetivo paranoico de dañar geopolítica y diplomáticamente a Nicaragua, obedece también a que estos personajes de la política costarricense están ligados a los más grandes intereses económicos de esa hermanastra nación del Sur. Esto quedó demostrado cuando el famoso grupo Arias (de don Oscar y don Rodrigo) aparecieron implicados en el intento de hacer la mina en Las Crucitas. La lógica de este grupo de poder, que ha tomado el gobierno en Costa Rica, es la lógica de la ganancia capitalista sin importarle la convivencia pacífica con sus vecinos (indios y negros, por lo tanto inferiores) o el gravísimo daño ambiental que pueda hacerse a un ecosistema virgen, (por el lado de Nicaragua).

La estrategia de este grupo económico-político de Costa Rica, de los cuales doña Laura Chinchilla y don Enrique Castillo son peones y alfiles sabiamente afilado$ y aceitado$, es tomar toda la cuenca del río San Juan y explotarla inmisericordemente. Este grupo tiene lazos estratégicos de desarrollo voraz con la República Popular de China, con quienes algún día sueñan con hacer un canal por el Río San Juan.

Este grupo no defiende los intereses norteamericanos –ahora de capa caída- sino los intereses de una potencia extra continental como lo es la República Popular de China.

Para demostrar que mis afirmaciones anteriores no parten de ningún delirio, les citaré dos párrafos de diarios costarricenses, recogidos en el Boletín del Observatorio de la Política Internacional de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica y de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional (de Costa Rica):

“La presidenta Laura Chinchilla realizó una visita junto al embajador chino, al nuevo estadio nacional, al que  calificó como una “obra hermosa” representativa de las relaciones entre China y Costa Rica. Ante las preguntas  sobre la postura del gobierno por la declaratoria de Liu Xiaobo como Nobel de la Paz, la mandataria  dio por  cerrado el asunto; mientras que el canciller manifestó que la declaración sobre el galardonado fue “clara, directa,  pero mesurada”. Chinchilla declaró que existen proyectos de cooperación de importancia para el país, específicamente, en el área de construcción de infraestructura y obras hidroeléctricas. Por otra parte, el Canciller  iniciará hoy una gira por Qatar, India y China. (La Nación, 18/10/10).

Durante la visita de la presidenta Chinchilla  al Estadio Nacional, el embajador Li Changhua, manifestó la desaprobación del  Gobierno chino por el premio Nobel de la  Paz al disidente chino Liu Xiaobo y calificó de criminal al galardonado. Changhua manifestó que China ha realizado avances en  cuanto al respeto de los derechos humanos  y mejores condiciones de vida para su  población (La Nación, 18/10/10)”

Aquí podemos ver que frente a los grandes intereses de los capitalistas-comunistas chinos, la pobre presidenta de Costa Risa, doña Laura Chinchilla, se guarda sus opiniones echando por la borda toda la tradición costarricense de defensa de los derechos humanos.

Doña Laura acepta que el probo y digno ser humano, galardonado con el Premio Nobel de la Paz, es un criminal condecorado. Habrase visto tamaña felonía. Doña Laulita, entendemos que  onde manda capitán no manda malinela.

Desafortunadamente este grupo de poder tico-chino, encuentra a Nicaragua en las mismas disensiones políticas de siempre. Pero, algo hemos aprendido los nicas y –al igual que Israel- aunque nos estemos tirando los pelos internamente y gritándonos barbaridades –al mejor estilo de las revoluciones ticas-, sabremos poner en la agenda nacional, el punto de nuestra inalienable soberanía y sabremos defender cada palmo de nuestro territorio como nos enseñó Sandino: para el usufructo y disfrute nuestro y de todos los centroamericanos. ¡Hail Kike!  ¡Zàijiàn, Laulita! (Adiós Laurita, en chino mandarín).