•  |
  •  |

Como ciudadanas o ciudadanos responsables no podemos perder de vista que el abuso sexual es un problema de poder que radica en el control y dominio que se ejerce sobre la niñez.

El abuso sexual es todo contacto con fines sexuales que se da a través de la seducción, manipulación, engaños, chantaje o amenazas de personas adultas hacia menores.

Por muchos años el abuso sexual no se ha considerado un delito, y hasta se justifica argumentando que los agresores tienen problemas mentales, que perdieron el control, entre otros pretextos. Se encubre la conducta de los agresores y no se reconoce la gravedad del problema, dado que se convive con los agresores en las casas, escuelas, iglesias, y son personas que se han ganado la confianza de la niñez y el respeto de sus familiares.

La sociedad en general tiene una gran responsabilidad ante este problema, y los medios de comunicación, periodistas y comunicadores sociales desempeñan un rol social importante al poner en agenda esta problemática. Pero si queremos incidir en la prevención o sanción de este delito, debemos conocer su raíz, saberlo enfocar.

No podemos seguir haciendo sensacionalismo de la tragedia que vive la niñez, desvirtuando la realidad o justificando a los agresores, al utilizar palabras como: aberrados sexuales, depredadores sexuales, que actúan por instinto, comprobación de la relación, hecho consumado, la víctima fue mancillada, dando por hecho la existencia de una relación, cuando no es así, o colocando el valor de la persona en sus genitales; entre otros aspectos. Si lo analizamos a fondo, no depositamos la responsabilidad en los agresores y seguimos culpabilizando a las sobrevivientes del abuso sexual.

El Movimiento contra el Abuso Sexual está aportando a la construcción de mensajes, desde un enfoque de derechos, con diez emisoras comunitarias de AMARC -Nicaragua, las que desempeñan una función importante por su vinculación directa con la población. De esta forma, llevan el mensaje de prevención del abuso sexual, promoviendo el uso de un nuevo lenguaje y enfoque ante este problema, como parte de la campaña: ¡Todas las voces y todas las voluntades contra el abuso sexual! …Yo te creo.

Periodistas, comunicadores sociales de emisoras de Matagalpa, Jinotega, Siuna, Nueva Segovia, Camoapa, La Dalia, Managua, Estelí, Bocana de Paiwas y programas radiales de Chinandega, adquirimos un compromiso con la niñez tras reflexionar por dos días sobre las causas y consecuencias del abuso sexual.

Al hablar de abuso sexual, debemos tener el cuidado de no caer en trampas legales contradictorias y deshumanizadas que violentan los derechos de la niñez. Un reto que tienen periodistas, comunicadores sociales y dueños de medios es no re victimizar, no adjetivar, sino identificar claramente la noticia para no diluir la información y así informar correctamente. Es bueno no depender solamente de fuentes oficiales, y buscar otras fuentes que permitan profundizar en las causas y consecuencias del problema; en fin, educar a través de la información, respetando los derechos de las personas.

La niñez tiene derecho a vivir una vida libre de violencia; tiene derecho a la protección y a que no se la vea como causante o provocadora del abuso sexual. La campaña ¡Todas las voces y todas las voluntades contra el abuso sexual! sonará en estas emisoras, pero, además, debe sonar en las mentes de los periodistas y los comunicadores sociales que nos hemos comprometido con ella.

La sociedad, los comunicadores, periodistas, locutores, no podemos seguir culpabilizando a las niñas, niños y adolescentes –como  ha sucedido—cuando, con mucho dolor, logran romper el silencio. Tampoco podemos seguir protegiendo a los abusadores sexuales, ocultando sus nombres. Nuestro deber, el deber de todos a la vez, es denunciar a los agresores sexuales.
Vos podés. Yo te creo.

Directora de Radio Vos- Matagalpa
Coordinadora de AMARC- Nicaragua
hablemosde.abusosexual@gmail.com
www.mcas.org.ni
Movimiento contra el Abuso Sexual -Facebook