•  |
  •  |

El joven William Grigsby Vergara, en su artículo publicado en El Nuevo Diario el 20 de diciembre 2011, cuestiona la entrega del bono solidario a los estudiantes de colegios públicos por nuestro Gobierno, aduciendo que “mil córdobas ni siquiera representa una verdadera ayuda económica” (¿?).

Este joven no tiene ni idea de lo que significó para los jóvenes de familias pobres de los 60 y 70 el no poder bachillerarse, porque había que buscar cómo trabajar y olvidarse de estudiar en la universidad, por un lado, y por otro lado, los universitarios eran asesinados por la guardia genocida de Somoza si no portaban consigo el carnet del Partido Liberal, mejor conocido como “la magnífica”. Ser estudiante universitario en esos años era un delito.

Este joven no tiene ni idea de lo que significó para los jóvenes de familias pobres que en los 80 el Gobierno sandinista haya incluido en la Constitución Política la educación gratuita que les permitió estudiar una carrera universitaria, no solamente en Nicaragua, sino que en el exterior.  Además, debe saber el joven que después de Cuba, Nicaragua llevó a cabo en 1980 la épica Campaña de Alfabetización bajando el analfabetismo al 12%.  

Este joven no tiene ni idea de lo que significó para los jóvenes de familias pobres de los 90 hasta el 2006 la privatización (prácticamente) de la educación en la que la mayoría no lograron bachillerarse y los que lo lograron fue gracias a la inversión de los padres que sacaron a sus hijos adelante.  Ya no digamos las protestas y huelgas por el 6% para las universidades con muertos y lesionados tanto de la Policía Nacional como de estudiantes y maestros.

Como la ignorancia es atrevida, habría que disculpar al joven Grigsby Vergara por sus desacertadas, ofensivas, despreciativas y lamentables expresiones en relación al bono solidario para los que se lograron bachillerar este año 2011, gracias a nuestro gobierno cristiano, socialista y solidario encabezado por nuestro Presidente, comandante Daniel Ortega Saavedra, y razón por la cual fue ratificado en estas elecciones para un nuevo mandato por el 62.8% de la población.

Y para muestra un botón, acaban de llegar graduados en medicina de las distintas especialidades, la 7ma. Promoción de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) en Cuba,  sobre la cual expresó el comandante Ortega: “…todos los que han estado pasando, a lo largo de los años, por la Escuela Latinoamericana de Medicina ¡que son centenares de muchachos(as) nicaragüenses! Que con el apoyo de la familia, con el acompañamiento de los profesores y con la firme decisión del pueblo cubano, de Fidel, de Raúl, han sabido responderle al esfuerzo del pueblo cubano, al esfuerzo de los maestros, al esfuerzo de la dirección cubana, que se ha dado de lleno en esa Escuela Latinoamericana”.

Espero se dé cuenta el joven Grigsby Vergara, y tome nota.

*Primera Actriz Nacional
Orden Independencia Cultural Rubén Darío y
Medalla de la Excelencia – 2008
Bosques de Altamira, Calle Madroños No. 68-B