•  |
  •  |

El próximo 10 de enero cumplirá doscientos años de fundada la Universidad de León, hoy UNAN-León. En los dos siglos de su fecunda trayectoria, la bicentenaria institución ha proyectado su benéfica influencia no solo en Nicaragua sino también en los países hermanos de Centroamérica. En la antañona Universidad de León, a mediados del siglo XIX, se graduaron los fundadores de las Universidades de Costa Rica y Honduras, de tal manera que es válido afirmar que la Universidad de León es la madre intelectual en esas dos Casas de Estudios Superiores.

En efecto, en León obtuvo sus borlas de Doctor en Derecho Civil, Filosofía y Artes el Dr. José María Castro Madriz, quien siendo Ministro General del presidente costarricense José María Alfaro, dictó el decreto del 3 de mayo que transformó la antigua Casa de Enseñanza de Santo Tomás, cuyo primer rector había sido el mestizo nicaragüense Rafael Francisco Osejo, en la Universidad de Santo Tomás, antecedente de la actual Universidad de Costa Rica.

También en la Universidad de León se formó el Padre José Trinidad Reyes, el célebre “Padre Trino”, quien en 1845, en compañía de un grupo de jóvenes hondureños graduados en León, fundaron la “Sociedad del Genio Emprendedor y del Buen Gusto”, germen de la Universidad de Honduras, fundada en 1847 por decreto dictado por el Jefe de Estado don Juan Lindo.

La Universidad de León fue creada por las Cortes Generales y Extraordinarias reunidas en Cádiz, ante el hecho de que el rey de España estaba preso en Bayona por órdenes del Emperador Napoleón, que se había apoderado del reino español. El decreto creador fue dictado gracias a las insistentes gestiones del  entonces rector del Seminario San Ramón, fundado en 1680, Padre Rafael Agustín Ayesta. El Decreto CXVI de la Corte concedió “a la Provincia de Nicaragua que en su capital, la ciudad de León, el Seminario Conciliar se erigiese en Universidad con las mismas facultades que las demás de América”. Este decreto es la verdadera partida de nacimiento de la Universidad de León.  Fue la última Universidad fundada por España durante el largo período colonial.

Los historiadores consideran, justamente, como cofundadores de la Universidad de León, al ya mencionado Padre Ayesta, al doctor y presbítero Tomás Ruiz, el célebre “Padre  Indio”, prócer revolucionario de la Independencia, quien apoyó las gestiones del Padre Ayesta, y al Obispo de León, Fray Nicolás García Jerez quien reanudó las gestiones para la apertura de la Universidad, en vista de que el absolutista y despótico rey Fernando VII, al ser reinstalado en el trono de España, decidió anular todos los decretos de las Cortes de Cádiz. Las gestiones del Obispo García Jerez, tuvieron éxito, y el rey accedió a dictar una Real Orden el 5 de mayo de 1815, autorizando la apertura de la Universidad. La instalación solemne de la Universidad tuvo lugar hasta el 24 de agosto de 1816, una vez que se completó el número de ocho doctores que prescribía el Decreto de las Cortes del 19 de agosto de 1813, que reglamentó el Decreto de creación de la Universidad y mandó observar las Constituciones de la Real y Pontificia Universidad de San Carlos de Guatemala. El acto de instalación tuvo lugar en la Sala Capitular del Obispo García Jerez. Ese día se firmó el Acta de Fundación de la Universidad de León, que ese mismo año abrió sus puertas.

La trayectoria de la Universidad se vio interrumpida, en numerosas oportunidades, como consecuencia de las vicisitudes de las luchas políticas, que en el caso de Nicaragua adquirieron contornos de singular violencia. Con todo, la institución subsistió y de ella egresaron los profesionales que tuvieron a su cargo la organización de la incipiente República. El primer Rector de la Universidad de León fue el presbítero Francisco Ayerdi, doctor en Sagrados Cánones, designado el 18 de abril de 1814. Al producirse la independencia en 1821, la Universidad sufrió su primera interrupción por falta de recursos económicos. Reabrió sus puertas gracias al esfuerzo personal del obispo García Jerez y del primer rector de la época independiente, el doctor Juan Francisco Aguilar, quien también fue el primer seglar que desempeñó este cargo.

El 27 de marzo de 1947, la ya más que centenaria Universidad de León fue elevada al rango de Universidad Nacional, pero como dependencia del Ministerio de Educación, al cual le correspondía nombrar a sus autoridades y profesores. En 1951 se transformó en la única universidad del país, pues las Universidades de Granada y la Central de Managua fueron clausuradas por Anastasio Somoza García, en los años 1941 y 1946, respectivamente, ante la beligerancia política de los estudiantes en las luchas en contra de la dictadura somocista.

El Rector Mariano Fiallos Gil, con la colaboración del Secretario General, Dr. Carlos Tünnermann Bernheim y del Dr. Mariano Fiallos Oyanguren, redactó el anteproyecto de ley para otorgar a la Universidad plena autonomía docente, administrativa y financiera, proyecto que fue aprobado por el Presidente Luis Somoza Debayle, mediante el Decreto Ejecutivo del 25 de marzo de 1958.
Managua, enero de 2012.