•  |
  •  |

Los nicaragüenses no hemos sido capaces de tener una sola Universidad Nacional para todo el país, a pesar de ser éste, pequeño y poco poblado.

En el siglo XXI y en plena globalización ni siquiera tenemos una institución universitaria nacional única. La Universidad Nacional debería ser una sola, como en otros países. UNAN-Managua y UNAN-León son una fea dicotomía, anacrónica y distorsionante, que sólo aumenta la burocracia y el número de los altos cargos rectores y administrativos. Si nuestra Universidad Nacional no puede formar un todo con una sola política de desarrollo institucional de carácter nacional, ¿cómo pretende globalizarse? Si el Alma Mater, con las más altas inteligencias, no puede construir una sola y sólida institución universitaria nacional, ¿qué ejemplo le da a todos los nicaragüenses? ¿Cómo podrá incidir mejor en las universidades privadas frecuentemente criticadas?

Universidad para las ingenierías; Universidad para las agronomías. Es ilógico porque Universidad tiene que ver con universo, lo universal, el todo; o sea, todas las ciencias y todo el conocimiento en una magna institución. Pero todos los vigores están dispersos, diría Rubén Darío. ¿No es posible una única Universidad Nacional en la Nicaragua posible? ¿Acaso Nicaragua no puede aspirar a tener una sola Universidad Nacional en la Nicaragua que algunos dicen que volverá a ser república? ¿No tiene sentido una Universidad Nacional única, con diferentes sedes departamentales, en el país socialista que muchos quisiéramos tener?

¿Cuándo todos los rectores universitarios actuales hablarán sobre este tema? ¿No se tendría más fuerza para impulsar los institutos tecnológicos con acreditación universitaria? ¿Cómo se puede lograr la inserción de la Universidad Nacional al proceso productivo nacional y al desarrollo del país si las diversas universidades caminan fragmentadas sin un plan maestro único? ¿Una sola Universidad Nacional no será capaz de vincular mejor conocimiento y ciencia con producto interno bruto, ingreso per cápita, crecimiento económico y desarrollo humano? No bastan el Consejo Nacional de Universidades, ni el Consejo de Rectores. Todas esas mentes brillantes que dirigen a las diferentes universidades nacionales deberían reflexionar sobre este tópico. Pueden tener los estudiantes una Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua, pero no podemos tener una sola Universidad Nacional que aproveche mejor el presupuesto surgido de los impuestos del pueblo y de la cooperación internacional. Es tiempo de pasar a tener un solo Rector Magnífico y grandes Facultades y Escuelas que no funcionen con programas distintos.

Doscientos años después de la fundación de la Universidad en Nicaragua hoy lo que tenemos son varias universidades sectoriales, con muchas autoridades, con funcionamientos distintos y con una dicotomía entre la capital y la ciudad colonial de León, que permite que hasta otras instituciones las traten de manera diferente a las dos UNAN existentes. Ya es tiempo de que el recuerdo histórico del sitio de nacimiento de la Universidad de Nicaragua, León, deje de ser un obstáculo para dar un salto en la política nacional universitaria.

Apartemos el localismo. Que el Estado incida, pues su papel es dirigir el país. ¡Qué nadie se atrinchere en la autonomía! Tenemos un solo Ministerio de Salud independientemente de que el primer hospital de Nicaragua haya sido fundado en León en 1624. Necesitamos unificar a las universidades nacionales en una sola. Dos siglos de historia lo demuestran y la condición actual de Nicaragua lo demanda. Visión nacional y voluntad política son las cosas que faltan.

¡A la libertad y el desarrollo por una sola Universidad Nacional!

Managua, 16-1-2012
leninfisher.blogspot.com