•  |
  •  |

A nuestro presidente, comandante Daniel Ortega y nuestra compañera Rosario Murillo, como médico me permito exponerles lo siguiente: No es posible que se tomen medidas en favor de ciertos sectores en nuestro país, y no existan reclamos de otros grupos afectados. Porque, según reza el dicho: “lo que es bueno para el ganso es buena también para la gansa”. Algunas de esas medidas son las siguientes:

Aumento salarial al poder judicial para darle cumplimiento a la ley de carrera judicial elevando salarios de secretarios de actas y algunos jueces de Distritos de C$ 15,000 a C$ 25,000 córdobas

Solicitud del Comandante Ortega el 10 de Enero 2012 a los Ministros, Directivos de Entes Autónomos y otros con cargos de jefes, acerca del cumplimiento de las leyes de la república.

Respaldo del FNT a los trabajadores voceadores y repartidores de suscripciones del diario La Prensa para que éstos como empleadores cumplan con las resoluciones del Mitrab.

Pero resulta que en nuestro Minsa las cosas no son así, a pesar que:
El rector de la actividad laboral del país es el Mitrab y emite resoluciones que no se cumplen, porque aparentemente el Minsa se cree autónomo.

Existe una ley 608 (equiparamiento de salario a nivel centroamericano de los Médicos y Odontólogos que laboran para la Salud Pública de Nicaragua) que fue aprobada el 13/Diciembre/2006 y publicada el 7/ Febrero/2007, donde se notifica que debe cumplirse en cinco años, que concluyeron en diciembre 2011-febrero 2012, y actualmente los salarios de Médicos Especialistas es el equivalente a $325 dólares como Salario Básico más $325 como incentivos, o sea $650 dólares (cuando la media centroamericana sin turnos llega al equivalente de $1600 dólares). Y en el nuevo presupuesto no existe aumento para tal fin.

Nuestra ministra, con la mano derecha alzada el día 10/Enero/2012, prometió ante el Comandante Ortega y nuestro Pueblo Presidente cumplir con las leyes, y en caso contrario se lo demandásemos. Pues nosotros los trabajadores y médicos del Minsa somos también Pueblo Presidente.

Para el cumplimiento de la ley 608 nuestro gobierno ha realizado diferentes ajustes de salario que equivalen a los niveles de inflación anual en el país, con excepción del 14.17 % en el 2007. Y si es verdad que la ley no promulga cuánto será el aumento anual, se violentó en el 2008 al negársenos el aumento del 16% que por Decreto de la Presidencia se definió en el presupuesto de la república.

De manera arbitraria esto fue suspendido por orden del Dr. Gustavo Porras Cortez, ya que es él quien parece en realidad fungir como Ministro de Salud. Los reclamos se realizaron pero la respuesta era que no teníamos derechos, y posteriormente se estableció en asamblea que la medida era para dar cumplimiento a la ley 608, siendo esta una maniobra para el bloqueo de la ley.

Actualmente el Dr. Porras creó una división en los médicos, que bien podría graficar de la manera siguiente: 1. Médicos jóvenes pseudo-sandinistas y/o ex liberales. 2. Médicos viejos sandinistas (ya no útiles). 3. Médicos viejos no sandinistas (valorar utilidad).

Se les asignó contratos de ocho horas según convenio colectivo, a pesar que el monto que se les paga no es ni cercano a la media centroamericana, ya que ésta es el equivalente a $ 1,120 dólares más antigüedad; por lo que ellos también deberían de exigir su salario adecuado.

 

Actualmente existen en el Minsa los siguientes recursos médicos:

Médicos Subespecialistas y Especialistas    996
Médicos Generales    1,419
Residentes    1,100
Médicos Servicio Social e Internos    750
TOTAL    4,265

Resulta que en el famoso contrato de ocho horas se encuentran, aproximadamente, a nivel nacional, cerca de 350 médicos, a quienes se les debería pagar a partir de febrero de 2012 el equivalente a $1,600 dólares más antigüedad, más turnos médicos, ya que los salarios promedios no incluyen jornada nocturna.

El resto de médicos está muy largo de esto, y quienes más sufren (y son la mayoría) son nuestros médicos generales, que después de verse acabada su vida laboral en los centros de salud y hospitales, ganan como salario básico más incentivos el equivalente a $ 400 dólares (y esto porque se les da el 10% por permanencia mayor a los 10 años).

Por eso les decimos con todo respeto al Comandante Ortega y a la Compañera Murillo que nosotros también somos Pueblo Presidente, y que, si hay que cumplir la ley, se debe al menos establecer en nuestro gremio una esperanza para un retiro digno, y no dejarse llevar por las mentiras del Dr. Porras, que son producto de su falta de liderazgo.

*  El autor es médico del Minsa.