•  |
  •  |

Precisamente cuando la comunicación en Nicaragua en el próximo quinquenio (2012-2017) tiene los siguientes desafíos: saltar de la televisión análoga a la digital; aprobar un nuevo marco jurídico en Telecomunicaciones; discutir una Ley de Publicidad Estatal; definir las prerrogativas constitucionales en relación a las exoneraciones fiscales a los medios de comunicación; y debatir sobre los nuevos dilemas periodísticos que plantean las redes sociales; en ese contexto, surge la Escuela de Comunicación y Relaciones Públicas de UCC. Se trata de un nuevo proyecto académico el cual buscar hacerle frente a los grandes problemas contemporáneos de la comunicación en el país.

Una de las principales fortalezas del nuevo Plan de Estudio está orientada a responder sobre los nuevos temas del presente en comunicación. Este nuevo pénsum cuenta con el acompañamiento de catedráticos de trayectoria y reconocimiento en el campo de la comunicación: Guillermo Rothschuh Villanueva, Erick Aguirre, Alfonso Malespín, Patricia Orozco, Amílcar Espinoza, Yáder Luna, Anne Pérez, Jennifer Ortiz, Luis Núñez Salmerón, Roberto Collado, Julio Guerrero, Fernando Vallejos, constituyen el núcleo y nervio del staff de profesores en las diversas disciplinas en comunicación y Relaciones Públicas.

Cada miembro del cuerpo docente son los alfareros del saber que forjarán a la nueva generación de estudiantes que han depositado su plena confianza en la Escuela de Comunicación y Relaciones Públicas.

Cuando hablamos de una nueva escuela de Comunicación y Relaciones  Públicas, desde el desafío de construir pensamiento crítico, lo que implica entre otros dilemas, entender y desgonzar el funcionamiento de la sociedad, sus medios de comunicación, y la salud de la institucionalidad. Una nueva escuela de pensamiento que implique tejer y entender la comunicación con un lente estratégico y no a nivel de herramientas. Incorporar nuevos temas y actores en los estudios de la comunicación, desde la perspectiva de género, niñez, etnia, diversidad sexual y personas con discapacidad. Esta nueva construcción de pensamiento crítico apuesta construir una cultura de tolerancia, basada en el disenso y consenso, desde las aulas hacia la sociedad.

Parte de esos nuevos cambios en la currícula de comunicación es la incorporación de la Cátedra Abierta. La misma surge con el interés que los estudiantes aprendan a preguntar, sintetizar, redactar y perder el pánico escénico, pero sobre todo entender la coyuntura del país en la cual la comunicación no puede estar como sujeto pasivo, sino actor social activo. La Cátedra Abierta este año versará sobre municipalismo. Un espacio institucionalizado bajo la visión y preocupación de las autoridades académica de UCC, el cual será presidido por el comunicólogo Guillermo Rothschuh Villanueva. Desde la Escuela de Comunicación y Relaciones Públicas saludamos este espacio por constituirse en tribuna que estimulará la construcción de pensamiento crítico para la nueva generación de estudiantes. Ventana por donde comenzarán los estudiantes a interactuar con los actores de la realidad nacional y entender cómo funciona la sociedad nicaragüense.

Cuando se piensa en comunicación, se suele limitar su campo de acción y espacio a las dinámicas del periodismo. Un concepto que todavía continúa arraigado en el imaginario social, lo cual está en todo su derecho de tener esa percepción, pero desde la escuela entenderemos la comunicación como un fenómeno social más amplio y complejo. La comunicación como un todo, como el bosque y no el árbol, en fin como un sistema. Por ello también se estará apostando a la investigación en las relaciones públicas, un terreno muy fértil todavía: apostar en la formación de la comunicación estratégica y la comunicación política, esferas hasta ahora dominadas por sociólogos y politólogos. Espacios profesionales que espera conquistar la Escuela de Comunicación y Relaciones Públicas. 

Cuando se pensaba tener las respuestas a los dilemas de la comunicación, la dinámica propia de la globalización y las redes sociales han venido a trastocar los planes de estudios. Estos nuevos desafíos también alcanzan la agenda de la comunicación en Nicaragua, dejando más preguntas que respuestas ¿en qué medida afectará o no el concepto de libertad de expresión el nuevo marco regulatorio en relación a telecomunicaciones? ¿Estamos realmente preparados para el salto a la televisión digital? Cualquiera sean las repuestas, lo cierto es que la Escuela de Comunicación y Relaciones Públicas parte de su aporte al desarrollo de la comunicación en Nicaragua por medio de un diálogo franco con todos los actores claves.

* El autor es periodista, director de la Escuela de Comunicación y Relaciones Públicas, UCC.