•  |
  •  |

El próximo 1 de julio, unos 85 millones de mexicanos inscritos en el Instituto Federal

Electoral (IFE), institución autónoma encargada constitucionalmente del desarrollo de los procesos electorales federales en México, podrán seleccionar con su voto al Presidente de la República, electo por seis años sin posibilidad de reelección, para sustituir en la Residencia “Los Pinos” al sucesor de Felipe Calderón.

Además elegirán de manera directa a 128 Senadores, 3 por cada estado y por el Distrito Federal (DF); y 32 por una lista nacional, todos por un período de seis años, más 500 diputados, 300 por distrito y 200 indirectamente mediante un sistema de listas nacionales en las 5 circunscripciones en que se divide el país, todos por un período de tres años a partir del 1 de septiembre de 2012. Cabe señalar que el  presidente de los Estados Unidos Mexicanos es el jefe de Estado, gobierno y comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

La semana pasada quedaron definidas las candidaturas presidenciales en los tres principales partidos políticos, que representan el 95 %  del abanico político nacional: Partido Acción Nacional (PAN); Partido Revolucionario Institucional (PRI), con sus aliados Compromiso por México y el PVEM; y el Partido Revolucionario Democrático (PRD) con su coalición Movimiento Progresista, PT, Movimiento Ciudadano y Partido Nueva Alianza (PANAL).

El  PAN de Calderón tiene postulante oficial con rostro femenino, Josefina Vázquez Mota, de 51 años de edad y exministra de Fox y Calderón, la primera señora con posibilidades reales. De hecho, ser mujer fue lo que más resaltó en su discurso después de vencer con el 53,7 % de los votos a dos precandidatos en las primarias panistas...

“Quiero ser la primera presidenta de México… Quiero que haya una mujer en Los Pinos”, insistió en su arenga triunfal.

El PRI, que gobernó hasta el año, nominó al carismático exgobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, quien está confiado en lograr una nueva sucesión política a pesar de los ataques que afronta.

El Partido Revolucionario Democrático (PRD) y su candidato, Andrés Manuel López Obrador (AMLO),  recibió la propuesta de hacer “Un México para todos”, un país de iguales, con justicia, libertad y soberanía, que le entregó Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard y líderes perredistas.

El PRI, partido creado en 1929 por el expresidente Plutarco Elías Calles, como Partido Nacional Revolucionario, fue entonces un instrumento unificador y para lograr la paz entre los mexicanos, aunque algunos críticos lo definieron como la dictadura perfecta. En 1938, el presidente Lázaro Cárdenas cambia el nombre de la institución a Partido de la Revolución Mexicana y el presidente Miguel Alemán lo consolida en 1946 como Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Hasta el momento, las encuestas dan a Peña Nieto una cómoda ventaja de 20 puntos sobre Vázquez Mota, pero Josefina es una aspirante atractiva y luchadora, a pesar de no haber sido la favorita de Calderón en las primarias panistas. Es hasta el momento el adversario más fuerte que tiene el priísta Peña Nieto, a pesar de que los electores parecen saciados del PAN tras doce años de Fox y Calderón.

Recuerden que Calderón no fue el candidato favorito de Fox, cuya elección en 2000 sacó al PRI del poder después de 71 años de gobiernos de partido único; y Calderón  siguió la tradición y sorprendió a Tirios y Troyanos al derrotar en el 2006 al popular AMLO.

Todos esperan que el resultado más probable en la presidencial de julio, sea la victoria del PRI, que en las elecciones federales del 2009 ganó 237 diputados (184 por elección y 53 plurinominales), 33 senadores, con cerca de 13 millones (casi nada) de votos, convirtiendo de nuevo al PRI en la primera fuerza política del país.

Esta contienda promete emoción y sorpresas, es la primera vez que advertiremos a una mujer con experiencia política representando a uno de los tres principales partidos; y el voto femenino es 52%. Los temas se concentrarán en seguridad, narcotráfico, migración, economía, empleo y educación. Pero, deseo recordarles cuatro factores que varios politólogos mexicanos han identificado como los argumentos históricos más significativos en las presidenciales: La influencia de la Iglesia Católica, los empresarios, la perspectiva y enfoque de los intelectuales y, por supuesto, la cercanía con los Estados Unidos.

Moraleja... Habrá dulces para todos, pues como reza el estribillo de la célebre ranchera: …Ya estamos llegando a Pénjamo... Dicho sea de paso, fue la cuna de la independencia mexicana y del padre de la patria, Don Miguel Hidalgo y Costilla.  ¡Suena la campana!

* El autor es periodista.