•  |
  •  |

“Los hombres son criaturas muy raras:
la mitad censura
lo que practica; la otra mitad practica lo que censura;
el resto siempre dice y hace lo que debe”.

Benjamin Franklin

El título contiene una crítica –que vamos a desarrollar en el artículo- a la censura que se intenta aprobar en el Congreso de Estados Unidos en contra de Internet. Yo escribo este artículo porque pienso que estoy entre el “resto” de criaturas que según Benjamin Franklin siempre dicen y hacen lo que deben.

Cortafuego es un término informático (firewall, en inglés) que describe una parte de un sistema o de una red que está diseñada para bloquear en la PC el acceso no autorizado, vía Internet, permitiendo al mismo tiempo comunicaciones autorizadas. Con tales sistemas, gobiernos como el de China controlan aquella información que permiten circular entre los usuarios de Internet.

SOPA es el acrónimo de Stop Online Piracy Act. Corresponde a una iniciativa de ley presentada en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos que pretende bloquear cualquier tipo de contenido con copyright, subido por usuarios o por propietarios de sitios web. Internet, como red de comunicación, es una plataforma única para la divulgación del conocimiento libre y a bajo precio. Es una herramienta revolucionaria en sí misma, que sirve de expresión a la democracia directa de millones de usuarios. Sin embargo, las fuerzas dominantes disputan su control. Los intereses de los sectores comerciales pretenden distorsionar su función, bajo la bandera de los derechos de autor de los productos de entretenimiento.

Todas las webs que no tienen fines de lucro y que comparten conocimiento libremente, sufrirían el bloqueo de las autoridades porque sería inevitable que en el contenido subido por millones de usuarios se aloje algún dato con copyright.

Las empresas comerciales intentan que sus productos no pasen gratis por la red global, mezclados como están al flujo normal de datos que manejan los usuarios de Internet. Se pretende, entonces, una solución antidemocrática: que toda la red se restrinja para asegurar que se priorice la comercialización fuera y dentro de la red, de aquellos productos con derechos de autor.

Pero esta iniciativa constituye un precedente que facilitaría que se apliquen futuras restricciones contra la libertad de expresión ciudadana, cuando las autoridades sientan temor ante el creciente poder del público.

Parece que hay una contradicción insalvable entre una plataforma digital que permite el flujo libre de datos, como información accesible, y la comercialización de una vertiente de datos asociados a la industria del entretenimiento, restringidos monetariamente.

La solución posible debería buscarse en el propio terreno informático, más que en el terreno represivo del sistema judicial en contra de enlazadores de archivos y de buscadores de Internet.

La industria reclama que la piratería le hace perder más de 135.000 millones de dólares al año. Nuestra intención se limita, en principio, a defender los invaluables derechos humanos en la era digital.

En Internet la censura sólo es posible si bajo amenaza se involucran como agentes represivos a los enlazadores y buscadores. Más de 600 millones de personas en el mundo están registradas en Facebook y alrededor de 150 millones en Twitter. Ya Facebook permite a las autoridades conocer nuestros datos personales y los de toda nuestra red de amigos. Facebook sabe quién visitó un sitio y puede conseguir la dirección IP del visitante, incluso si el usuario no está afiliado a Facebook. Con la sospecha de que podemos ser terroristas, las autoridades pueden leer nuestros correos electrónicos y usar nuestros datos personales sin ningún tipo de autorización.

Con este proyecto de ley, el Departamento de Justicia podrá cerrar páginas web sin orden judicial. Facebook, YouTube o Flickr tendrían que responder judicialmente si algún contenido que recomienden sus usuarios viola la propiedad intelectual.

Como consecuencia de un sistema económico profundamente antidemocrático en su esencia, Estados Unido es víctima, vía Internet, de 100 mil ataques de hackers diariamente. Es la primera guerra cibernética. Los hackers toman el control de computadoras alrededor del mundo mediante virus, para sumarlas a los ataques. Hay miles de máquinas zombies en Centroamérica, cuyos usuarios no se percatan que están infectados. El grupo de piratas informáticos Anonymous es, probablemente, el más organizado, en él participan al menos 5.635 personas.

Con el uso democrático de Internet, se ha logrado detener esta propuesta contra la libertad de expresión. Ella violenta los derechos constitucionales de los usuarios, al presionar a los proveedores de acceso para que vigilen e invadan sistemáticamente su privacidad.

* El autor es Ingeniero Eléctrico