•  |
  •  |

Mi distinguida doctora Vanegas, hago llegar a Usted esta epístola abierta dada su condición de ser la Rectora de nuestro Poder Judicial, que usted como su Presidenta conduce con acierto y mucho celo, para procurar credibilidad y tomar las medidas que sean precisas para logros positivos del citado Poder Judicial, lamentablemente en estos últimos años con muchos señalamientos.

Usted, mi distinguida doctora, sabe de mis estrechos vínculos con la administración de justicia, y le confieso que me duele y me apena muchas veces que no se cumplan cabalmente las resoluciones que dictan jueces y magistrados en su momento. Mantengo y sostengo que LA TOGA siempre debe ir adelante, y LA POLICÍA detrás...

El fin de esta misiva es que Usted y sus compañeros Magistrados de la Corte Suprema de Justicia ordenen de inmediato a los Magistrados de Apelaciones respaldar y fortalecer el cargo y la misión de los nominados Jueces Ejecutores nombrados en la función y tramitación del Recurso de Exhibición Personal, pues he leído muy continuamente en los medios informativos sobre dificultades que afrontan los Jueces Ejecutores que representan los intereses de la Justicia para indagar y conocer la situación legal o ilegal de detenido o detenidos en los Distritos Policiales o en el Sistema Penitenciario Nacional.

Se da el caso doloroso y violatorio a lo que ordena la Constitución de la República y a lo propio de la Ley de Amparo y sus reformas visibles de 1988-1995 y 2008, cuando las autoridades requeridas para explicar lo pertinente a la detención de las personas que buscan ser amparadas, como corresponde a tales autoridades, lo hacen en forma negativa y tratan con prepotencia al Juez Ejecutor; y esa actitud es agravio al Poder Judicial.

Doctora Ramos Vanegas, el desacato, el abuso de autoridad y obstrucción de la justicia con dolo y malicia tiene penas bien señaladas en el Código Penal.

Cuente Dra. Ramos con mi aprecio y mis orientaciones gratuitas que usted merece.
Abrazos,

Masaya, 22 de febrero de 2012.
* El autor es miembro de la Academia de Juristas y Ciencias Políticas de Nicaragua.