Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El 19 de agosto de 1858, se promulgó la primera Constitución Política Republicana de Nicaragua, que logró entrar en vigencia con el consenso nacional de los partidos políticos conservador y liberal. La anterior, la de Fruto Chamorro, había sido non nata, por lo que no se le puede considerar como partida de nacimiento de la República.

De tal manera, que el próximo 19 de agosto, Nicaragua estará cumpliendo 150 años de vida Republicana, desde un punto de vista Constitucional. Sin embargo, es notorio que esta fecha pasará desapercibida para los nicaragüenses, pues ninguno de los Poderes del Estado ha realizado algún tipo de convocatoria para celebrarlo o recordarlo --al menos como hecho histórico--.

Y es que los Poderes de Estado deberían interesarse por esta fecha, pues tres de los cuatro actuales poderes tienen su raíz en dicha Constitución: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. El Electoral corresponde a otro tiempo histórico, mucho más reciente. Así que resulta algo penoso que aquellos Poderes que vieron nacer sus historias con la Constitución de 1858, ahora no tengan planes para celebrar sus propios cumpleaños constitucionales.

150 años de historia deberían significar un “alto en el camino” para todos los nicaragüenses. Reflexionar sobre nuestro pasado político, revisar nuestro presente y proyectar nuestras esperanzas hacia el futuro, debería ser el interés nacional en este momento de aniversario. Lamentablemente esto no es así, pues las pasiones políticas electorales nuevamente empañan cualquier reflexión que alcance alturas superiores a la coyuntura.

Hoy se habla de un “Poder Ciudadano”, que si pudiera convertirse en un nuevo y verdadero poder Constitucional, estaríamos ante una modernización revolucionaria de la República, que bien valdría la pena explorar. Sin embargo, los partidos políticos no están dispuestos a reflexionar sobre este tipo de iniciativas, porque de entrada la satanizan por provenir del actual Poder Ejecutivo, como si por ello, la propuesta no tuviera méritos en sí misma.

El “Poder Ciudadano”, visto como la efectiva y directa participación de los ciudadanos (base de la República) en la gestión gubernamental del Poder Ejecutivo, la vigilancia de la justicia que imparte el Poder Judicial y la eficacia de las leyes que elabora y aprueba el Poder Legislativo; merecen nuestra atención, pues la modernización de la República implica la verdadera participación ciudadana en la toma de decisiones a todos los niveles de esa República.


A mí me parece que al cumplirse 150 años de República, conocer las virtudes de una propuesta como la presentada por el Gobierno, referida al “Poder Ciudadano”, debería ser objeto de reflexión de todos los nicaragüenses y de sus partidos políticos. Podríamos concluir que es una propuesta acertada y realmente democrática.

La democracia indirecta que nuestra República ejercita, bien podría ser superada por una democracia mixta, donde los ciudadanos además de delegar su poder en el Presidente de la República y los diputados de la Asamblea Nacional, alcaldes y concejales; también tengan el privilegio de ejercer este poder de forma directa a través del “Poder Ciudadano”.

La aspiración de la humanidad, históricamente, ha sido la de alcanzar el máximo nivel de desarrollo económico en paz, basándose en la plena libertad individual y en la responsabilidad social. Las diferentes teorías democráticas y los ensayos políticos que se han experimentado para logar esta aspiración, son motivo de estudio de las Ciencias Políticas. En el caso de Nicaragua, esta ciencia no existe en nuestras Universidades. No la creemos necesaria, y con esto demostramos nuestra ignorancia.

En fin, no pienso que un artículo de opinión, pueda cambiar la realidad, pero sí creo importante dejar constancia de estos dos hechos: que Nicaragua cumple el 19 de agosto sus 150 años de vida Republicana, y que hoy en día, este hecho no parece importarle, más que al autor del presente artículo y a END que lo publica, lo cual ya es bastante gente, ¿verdad?

¡Felicidades a la República de Nicaragua y a los ciudadanos de esta República por su cumpleaños 150!

*Especial para página opinión END.

Historiador.