Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Para quienes gozan viajando, Nueva York es una meta irrenunciable, ya que entre sus 8 mil 275 millones (2007), y esto no incluye los 40 millones de visitantes anuales, se aglutinan todos los países del mundo, con sus costumbres, sus comidas y sus idiomas. Hay 270 diarios y revistas publicadas en 40 idiomas, incluyendo el diario La Prensa, el matutino en castellano más importante y más antiguo del país.

“La Gran Manzana” o la “Ciudad que Nunca Duerme”, como se le conoce popularmente, está compuesta de cinco “Borroughs” (Distritos), siendo su más denso el de Manhattan, donde están la mayoría de los rascacielos y el acogedor Parque Central “Central Park”, que lo visitan unos 25 millones de turistas al año.

Es interesante saber que este pulmón y acogedor refugio, está dirigido por una empresa privada sin ánimo de lucro, “Central Park Conservancy”, que tiene un contrato con el Departamento de Parques y Ocio de la ciudad, un ejemplo para que algún grupo de ciudadanos emprendedores con responsabilidad cívica, doten a Managua de un Parque Central que tanto necesitamos.

Dentro del perímetro del Parque Central se encuentran: el Zoológico, los Museos, Metropolitano de Artes, Solomon R. Guggemheim y el de Historia Natural a nivel nacional, y muchos sitios para deportes o simplemente para pasar un día de campo en familia. Manhattan es sede de la ONU, la Bolsa de New York y Nasdaq, la primera y segunda Bolsas del Mundo, y el Lincoln Center de Artes Escénicas, el más grande de los EU.

Pero salgamos de las estadísticas, las cuales se pueden leer con sólo buscar en internet “New York City” y caminemos un poco o alquilemos un Byci-Taxi (que si los tiene Manhattan, ¿por qué no en el Centro de Managua?) en esas apretujadas avenidas y calles neoyorkinas, después de una cena temprana, ya que en el verano, las tardes y noches, después de la seis, se ponen frescas.

Manhattan tiene miles de restaurantes para todos los gustos al largo y ancho de la isla, pero siempre hay preferencias y este servidor ha degustado de Gino’s por varias décadas.

Gino’s es un pequeño restaurante de la cocina napolitana en la Avenida Lexington, entre la 59 y 60 calles, que no anuncia, ni reciben tarjetas de crédito (nos decía Don Gino Circiello, el fundador,1945) de ese legado gastronómico, que continua sus actuales propietarios, Salvatore y Mike, antes mesonero y cocinero), que sus clientes llegan por referencias de amigos; así que cuando visiten Manhattan y quieran degustar la sabrosa cocina italiana a perfección, y ver a gente simpática nativa de esta congestionada isla, menciónenles que son de Nicaragua, ya que como dicen ellos, todos los nicaragüenses tienen cara de gente honesta --y la mayoría lo somos. Pero si prefieren la “cuisine” francesa, visiten “Le Refuge”, un agradable refugio gastronómico en la calle 82 del Este, donde sí aceptan tarjetas.

Hablando de la diversidad de los nicas, Tío José Prio hijo, leones, llegó muy joven a la metrópolis, donde se casó con Dorothy, una nativa del barrio Astoria, Condado de Queens. Entre ambos compraron un Edificio de Apartamentos que les dio holgura económica, y me decía: “Si quieres saber si has triunfado en la vida, vente a New York, ya que es aquí donde se recibe el Ph.D mundial de los éxitos, lo cual nunca pude realizar, pero sí mi hija y yerno, al igual que mi nieto, Alejandro J. Gallard III, quien es abogado financiero en Wall Street; y hablando de Wall Street, sinónimo del sector banca y finanzas de New York, tenemos un grupo de coterráneos que han triunfado, varios de apellidos reconocidos, entre ellos Fernández, Retelny y Blandón, ejecutivos de la firma MSCI, INC, con oficinas a nivel mundial.

Fernández es posiblemente el único nica que ha repicado la histórica campana de la Bolsa de Valores de New York, y quien pertenece a una generación de jóvenes nicaragüenses triunfadores como Báez, Cohen y Navarro, entre otros.

Sigamos con Ana Padilla Real, ejecutiva de selección de noticias de la CBS, y médicos como Danilo Enríquez, quien ocupa una prestigiada posición en un Hospital de Brooklyn; Félix Dávila, Dariano, del Hospital de White Plains, NY; Dr. Sequeira, padre e hijo, respetados por sus servicios humanitarios en los hospitales del área de Queens; Rene Horvilleur, médico dentista, con clínica en la central Avenida Lexington de Manhattan, así como contadores públicos autorizados, como Vanegas-Chamorro, quien es además promotor/patrocinador de eventos deportivos, derechos de Radio/Televisión del fútbol latinoamericano y los Pre-Olímpicos Juegos Deportivos Centroamericanos; Armando León, de la firma Mazorra y Mazorra Inc.; Róger Gómez y Mauricio Cruz, dedicados a contabilidad y seguros; Enrique Amaya, ingeniero propietario de empresa de construcción con mano de obra nica; Francisco Xavier Prieto, Universidad del Estado de New York, en programas educacionales enfocados a la comunidades migratorias y copropietario con Vanegas de V&P TechcnoMarketing, Co., una empresa de sistemas diseñados para el control de ventas, de costos e inventarios de negocios a nivel nacional, con planes de llevarla a competir internacionalmente.

Aquí cabe hacer justa y honorable mención de la eficiente labor del personal del Consulado en New York, Erika, Guadalupe, César y el cónsul Mercado, quien inició aquí su carrera consular y cuya profesionalidad y dones de servicios, han sido reconocido por tres gobiernos, y ya que estamos en asuntos consulares, recomendamos que la Cancillería considere trasladar el Consulado a Queens o Brooklyn, para que los conciudadanos que en su mayoría residen en esos Condados, tengan mayor accesibilidad, ahorrándoseles tiempo y dinero.

Señor alcalde de Managua, continúe en su lucha por el moderno Parque-Mercado Oriental. Hasta el próximo 26.