•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Fue a mediados de 1970 cuando hojeando algún periódico de la época me encontré con la noticia de que la Editorial Paidós de Buenos Aires, a través de la embajada argentina en Managua, convocaba a un Concurso Multinacional de obras originales en Ciencias de la Educación, con la denominación general de Educación para la Modernización en América de Lengua Castellana.

En 1972 la afamada Editorial cumplía 25 años y para celebrar la efemérides, había programado realizar un amplio conjunto de eventos, uno de los cuales era el concurso mencionado, uno para cada país de América Latina de habla Castellana.

Para el año 1970 ya me había graduado en la Escuela de Ciencias de la Educación de la UNAN y había publicado mi primer libro sobre la educación nicaragüense, La Educación Primaria Nicaragüense sus males y sus remedios, y recién había retornado de Panamá donde iniciara mi formación en los campos de la investigación socioeducativa.

Con esos antecedentes fui a la Embajada Argentina a buscar las Bases del Concurso. En esos años, a pesar de la situación ruinosa de la Educación, en Nicaragua había un buen número de profesionales en el campo educativo, graduados en la Escuela de Ciencias de la Educación, la Normal Superior Francisco Morazán de Honduras, la Masferrer de El Salvador, el ICASE de Panamá y universidades del sur de Estados Unidos. Así que la competencia se preveía difícil y compleja.

Una vez finalizada la tarea, en agosto de 1971 entregué en la representación argentina las tres copias orientadas en las bases del concurso. Sin conocer los resultados, en mayo de 1972 viajé a Santiago de Chile a estudiar Planificación y Sociología de la Educación.

Estando en Santiago, a fines de junio de 1972, recibí la noticia acerca de que mi libro Educación para la Modernización en Nicaragua había ganado el Premio XXV Aniversario de la Editorial Paidós, correspondiente a Nicaragua, otorgado por un jurado de lujo para la época e integrado por Eduardo Zepeda Henríquez, Director de Extensión Cultural del Ministerio de Educación; Guillermo Rosales

Herrera, Director de la Escuela de Ciencias de la Educación de la UNAN (Núcleo de Managua), José Santos Rivera Siles, Secretario Permanente de la Comisión Nicaragüense de Cooperación con la UNESCO y Jaime Bernstein, Director de la Editorial Paidós.

La impresión del libro en Del Carril Impresores, había finalizado en Buenos Aires, el 13 de marzo en 1972, hace exactamente cuarenta años.

En julio, cuando ya el libro estaba en librerías, viajé de Santiago a Buenos Aires a recibir el premio. Me acompañó a la actividad José Luis Ramírez Villalobos, mi excompañero en la Pensión de la SIRCA, que en esos días estudiaba Ciencias Naturales en Buenos Aires. De regreso a Santiago, festejamos el premio en un restaurante de Providencia con mis compatriotas nicaragüenses de aquella época en Santiago: Ricardo Zambrana Díaz, Carlota Godoy, Rogelio Ramírez Mercado, Mundo Jarquín, Sergio Manzanares, Julio López Miranda y otros y otras que se me ocultan en la memoria.

Desconozco cuál es la Editorial clásica en Lengua Castellana, en la cual cualquier escritor se sienta orgulloso de ser publicado en los campos de la Medicina, la Economía o la Ingeniería, porque en los campos de la Educación y la Psicología, esa es, sin lugar a dudas, la Editorial Paidós de Buenos Aires. Un solo hecho dice de la importancia de ésta para la Educación y para quienes ejercemos el oficio docente en América que habla español; mi obra Educación para la Modernización en Nicaragua ocupaba en 1972, hace 40 años, el lugar 173 de la Serie Biblioteca del Educador Contemporáneo, custodiado por Psicología Infantil, Psicoanálisis de hoy, de M. Klein en la posición 172. y La Educación Argentina, de H. Bravo, en la posición  174.

Siendo esto importante, igual, o más lo es, el hecho que el libro Educación para la Modernización en Nicaragua no fue el producto de una negociación comercial entre el autor y una empresa librera, sino que éste es  uno de los componentes del premio, resultado de un Concurso Multinacional al que convocara la mencionada editorial argentina.

El 13 de marzo de 1972, hace 40 años, mi premio de la Paidós, y el 24 de febrero de 1962, hace 50 años, mi promoción de maestros en la Escuela Normal Franklin Delano Roosevelt de Jinotepe. Suficientes motivos para dar gracias a Dios y celebrar la vida.

*El autor es sociólogo y profesor de la UNAN-Managua.
migueldecastilla68@hotmail.com