•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En muchas radios locales podemos escuchar cómo una empresa privada que comercializa un alimento (sardina enlatada) hace la promoción del consumo de su producto con un enfoque de género cuestionable, fomentando de forma sublimal la violencia intrafamiliar y posicionando al machismo en el concepto del hombre proveedor, es decir, el que lleva la comida y el dinero a la casa.

Este anuncio publicitario en mención hace que el personaje con voz de hombre le diga a su pareja, Lupita, que se las “anda pegando” con una “sirena”. Al reclamo de la Lupita y la amenaza que de continuar esta situación, la sirena sabrá quién es la Guadalupe, el personaje con voz de hombre justifica que lo ha hecho por las múltiples cualidades y beneficios que le da la sirena de manera personal, y que además estos beneficios son extensivos para ella.

La convence de que la sirena es alguien con quien ella debe de compartir, no importa que exista el concepto de “te las ando pegando”, un lenguaje “escaliche” en el que se da a entender que uno de los miembros de la pareja tiene una relación “extra”. Al final, la Lupita acepta que se las peguen por los beneficios que escuchó...

Pienso en lo tanto que se debatió recientemente una ley que castiga con fuerza la violencia hacia la mujer, y en que existen muchas organizaciones que trabajan arduamente para resolver este problema de salud pública. ¿Cuántas mujeres sufren violencia todos los días? Ah, pero viene una empresa que no consulta con los expertos y difunde un anuncio que promueve antivalores en ese sentido...

Me impresiona también que no están empoderados en cuanto al producto que venden; se les haría más fácil y de mayor impacto si potenciaran los efectos nutritivos de su producto, si enaltecieran el hecho de que la buena salud se puede conseguir con el consumo de lo que venden... Creo que no debería seguirse pasando ese anuncio.

¿Error de marketing en salud? Podría ser, y en ese sentido quedaría pendiente escuchar qué piensan las organizaciones que defienden los derechos de las mujeres... Pero algo es seguro: el encargado de hacer ese anuncio no consideró que el machismo es una de las muchas causas de la violencia intrafamiliar, y con él ha enaltecido una dura situación en la relación de pareja como es: “te las ando pegando”.

No podemos seguir haciendo lo mismo y esperar que las cosas cambien, debemos cambiar lo que hacemos para obtener resultados diferentes. Si hasta el momento la mayoría de los anuncios no toman en cuenta el enfoque de género, los derechos sexuales y reproductivos o el aspecto preventivo en el tema de salud, pues es el momento para comenzar a hacerlo.

*El autor es Ginecólogo Obstetra.
Master en Salud Pública.