•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La editorial Nuevos Horizontes lanzó en 1944 la biografía novelada de Charles Laure Hugues Theobald, duque de Choiseul-Praslin (1805-1847), nacido y muerto en París. Exactamente a las cinco de la tarde del 24 de agosto de 1847, en la prisión de Luxemburgo, tras siete días de haber entrado en ella. Primogénito del duque Renato César Luis, fue diputado por el departamento del Sena y Marne en 1939 y Par de Francia en 1945. Había contraído matrimonio, a los 19 años, con una hija del mariscal Sebastiani. La pareja procreó diez hijos y vivió en armonía hasta 1840. Ese año el duque comienza a tener relaciones con las ayas de sus hijas. Entonces abandona por completo a su esposa: madame Fanny Sebastiani Praslin.

Una de las ayas, Henriquette Deluzzi Desportes —lista y de carácter enérgico— adquiere tal dominio sobre su amante que se convierte en la verdadera dueña de la casa, ubicada en la calle del Faubourg Saint-Honoré, número 55: todo un palacio. La duquesa queda reducida a una extraña en su hogar: cansada de sufrir, amenaza al duque con una separación que habría de engendrar el consiguiente escándalo. El esposo acepta alejar a la Deluzzi Desportes de su casa, si bien continúa visitándola y relacionándose con ella.

El 18 de agosto de 1847 madame Fanny Sebastiani Praslin amaneció difunta, tras haber sido cosida a puñaladas. Por los graves indicios acumulados contra el duque, se ordena su prisión, al mismo tiempo que se convoca a la Cámara de los Pares para juzgarlo y se encierra al reo en la cárcel de Luxemburgo. Allí se envenenó con arsénico, como se dijo, el 24 de agosto del mismo año. La opinión pública no cree en el suicidio del duque: afirma que se le había permitido huir a Inglaterra, donde vivirá con nombre supuesto. La indignación producida por el asesinato de la duquesa contribuyó al desprestigio de Luis Napoleón.

Transcribiendo el interrogatorio a Choiseul-Praslin, el diario de la institutriz Deluzzi Desportes y fragmentos de cartas enviadas por la duquesa a su rival y a su esposa, Ramón Romero (Chinandega, 1880-México, 1964) reconstruye este affaire. Mas no lo aprovecha como se esperaba. Su estilo es descuidado y adolece de reflexiones excesivas.

Tampoco la redacción del ficticio traslado del duque a América, y concretamente a Nicaragua —donde experimenta un milagro de supervivencia— resulta amena. O más bien: se limita, prácticamente, a datos. De acuerdo con la tradición oral, Choiseul-Praslin desembarca en San Juan del Norte, procedente de Nueva Orleáns; llega al puerto lacustre de La Virgen, donde fue sometido a un riguroso registro de parte de los filibusteros de William Walker.

En el último capítulo, “Matagalpa” —de siete páginas—, Romero refiere la estancia definitiva del duque. Traía en sus ojos todos los paisajes de su tierra y las visiones de su drama. Transformado en médico por su propia iniciativa, Choiseul-Praslin cura a los indígenas de la región empleando el arsénico —en dosis calculadas— contra las fiebres palúdicas. Habiendo ahorrado, adquiere un terreno en la falda del Apante, “La Providencia”; allí cultiva café y cacao en forma experimental. Entonces hace amistad con una dama de encanto señorial: doña Margarita Aráuz, viuda del doctor Mariano Guerrero Iglesias y descendiente de la marquesa de Aycinena.

Dos hijas había procreado Margarita con su esposo: Victoria y Delia, niñas muy agraciadas. Pero Jorge se traslada a Rivas. Un capitán de fragata francés pasea del brazo, con su mujer, y esta lo reconoce. Por eso Jorge dispone regresar, de inmediato, a Matagalpa. Se dedica a cuidar enfermos. Luego le anuncian de Granada que tiene a su orden un giro cuantioso: decidido no ir a recogerlo, niega que fuese él el duque Choiseul-Praslin.

Sufre de epilepsia. En cada ataque hay que sangrarlo para devolverlo a la vida. Delia, la menor de las dos hijas de Margarita, enferma gravemente y el duque, tras siete días de atenderla noche y día, la cura. Margarita y Jorge contraen matrimonio. Adquieren una casita frente a la iglesia de Molagüina y compran una finca en el valle de San Jerónimo, cerca de Muy Muy. En 1860 nace el primer hijo: Jorge; y poco después, Carmen. En 1867 la familia marcha a Trujillo y sigue ejerciendo la medicina. En 1868 y 1870 nacen, respectivamente,

Margarita y Gertrudis. Retornan poco después a Matagalpa. Aquí nacen Benjamín y Eva. En 1881 participa defendiendo a la ciudad —arma en brazo y con el capitán alsaciano Fischer— del asedio de los indios. Al año siguiente, en Metapa, cae víctima de un ataque de epilepsia y fallece. Se ignora el lugarejo donde reposa Charles Laure Hugues Theobald, duque de Choiseul-Praslin, Par de Francia, quien —según Ramón Romero— vino a Nicaragua para expiar la culpa de haber cosido con treinta puñaladas a su esposa.

*Escritor e historiador.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus